Los 15 imprescindibles que visitar en Milán.

Qué ver en Milán

Milano es la segunda ciudad de Italia en población, capital de la región de Lombardía y el principal motor económico de la región.

Dispone de tres universidades y un Instituto Politécnico, uno de los teatros líricos más famosos del mundo, y uno de los recintos feriales donde más congresos y convenciones se celebran en toda Europa. También es considerada la capital de la moda italiana, un paraíso para los amantes de las marcas de los grandes diseñadores.

En esta guía te contamos 15 lugares que no debes perderte en Milán en una visita de un par de días.

¿Te has planteado conocer la ciudad con un tour acompañado?. Ahora puedes reservar directamente desde nuestro blog. ¡Déjate guiar por un profesional!.

El Duomo de Milán.

La Catedral de Milán (il Duomo) es uno de los símbolos de la ciudad y un buen punto para comenzar a explorarla. Tiene parada de metro y tranvías a escasos metros de la plaza. Es un lugar siempre abarrotado de turistas con lo que resulta un poquito complicado sacar una foto de fondo con tan hermosa fachada sin público.

Este templo gótico se comenzó a construir en 1386 y tardó más de cinco siglos en ser terminado bajo la orden de Napoleón Bonaparte, quien anhelaba ser coronado como rey de Italia en este lugar.

El Duomo de Milán

El Duomo de Milán

En cuanto a sus dimensiones, la Catedral de Milán es la tercera más grande del mundo, después de la Catedral de San Pedro de Roma y la Catedral de Sevilla.

A destacar su imponente fachada en mármol blanco rosado y sus terrazas repletas de espiras (se le conoce con el ápodo de «el erizo de mármol») ornamentadas con nichos, relieves y esculturas, y coronadas por una estatua.

Terrazas de la catedral

Ya en su interior que consta de cinco naves y 52 columnas, cada una representando a una semana del año, encontraréis joyas como una Estatua de Bartolomé el Apóstol, el impresionante órgano, o el altar de mármol de estilo renacentista.

Tras este monumental altar se custodia uno de los clavos de la Cruz de Jesucristo. También es interesante acceder a las terrazas desde la que se aprecia una increíble vista panorámica. Se puede acceder tanto por las escaleras como por ascensor. El precio se incrementa con la segunda opción. Es conveniente adquirir las entradas con antelación para evitar largas colas.

Galleria Vittorio Emanuele II.

En la misma Piazza del Duomo frente a la catedral se ubica la Galleria Vittorio Emanuale II. Esta elegante galería comercial dedicada a uno de los monarca de Italia fue construida en el siglo XIX en forma de cruz con una gran cúpula de cristal y hierro. Esta cúpula sirve para unir dos plazas, la del Duomo y la de La Scala.

Galleria Vittorio Emanuele II.

En el interior de las galerías apodadas «Il Salotto» encontrarás escaparates de los mejores diseñadores de moda como Prada o Vuitton. También se puede comer en sus exclusivos locales de restauración.

Fíjate en los mosaicos que decoran paredes y suelos, de entre los cuales destacamos la loba de Roma y el toro de Torino. Éste último es conocido por la buena suerte que ofrece a quien pone el pie encima de uno de los testículos del toro y da tres giros sobre el mismo.

Piazza Mercanti.

Esta plazoleta junto a la masificada Plaza del Duomo alberga grandes joyas arquitectónicas. Históricamente fue un importante enclave comercial. De entre sus históricas construcciones destacamos las siguientes:

Palazzo dei Giureconsulti (sede de la Cámara de Comercio) construido en 1561. Fue fuertemente dañado durante los bombardeos de 1945, tras los cuales fue objeto de una importante restauración.


Palazzo dei Giureconsulti

Casa dei Panigarola (s.XV) (decretos ducales). Esta edificación lleva el nombre de una familia de notarios de que fue propietaria del edificio hasta 1741. El edificio sirvió como asiento de notario, y las actividades en él se relacionaron estrictamente con las que ocurrieron en el Palacio della Ragione adyacente donde se llevaron a cabo los juicios.

Casa Panigarola.

Palazzo della Ragione, edificio público destinado a acoger tanto las reuniones del Consejo como las audiencias de los tribunales construido en 1233 con una lonja de planta baja.


Palazzo della Ragione

Loggia degli Ossi (oficina de jueces y notarios), pórtico construido en el año 1316, con dos niveles de arquerías revestido de mármoles blancos y negros. El uso de estos colores es típico del estilo gótico de Génova.

La Scala de Milan.

El Teatro de La Scala construido en el siglo XVIII es una de las tres óperas más prestigiosas de Italia junto a la Fenice de Venecia o el Teatro San Carlo de Nápoles.

Los mejores cantantes de ópera de la historia han actuado en su escenario, hablamos de las voces de Pavarotti, Plácido Domingo o la gran María Callas. También ha sido lugar de creación de grandes obras maestras como Otello o Madame Butterfly.


Teatro della Scala.

A la izquierda del teatro se puede visitar el Museo de la Scala que cuenta con una gran colección de vestuario y atrezzo de ópera, instrumentos musicales de grandes maestros de la música clásica como Verdi o Puccini y documentos históricos. Puedes adquirir las entradas al museo y visita guiada a la ópera anticipadamente.

Entorno del Teatro

El barrio de Brera.

Brera es uno de los barrios más bohemios de la capital lombarda, repleto de tiendas de moda y cafés con encanto.

Barrio de Brera.
Palazzo Cusani.

De entre sus palacetes dieciochescos destaca el Palazzo Brera con su espectacular Pinacoteca, una de las más reputadas del mundo. Este palacio fue sede de los jesuitas desde 1572 a 1772.

Palazzo de Brera
Palazzo Brera.

Se accede al palacio a través de un patio con arcos en cuyo centro se alza una estatua en bronce de Napoleón (1811). El conjunto cuenta con un pequeño jardín botánico de acceso gratuito.

Algunas de las iglesias que puedes visitar en el barrio son: la Chiesa di San Marco, la Chiesa di Santa Maria del Carmine, la Basilica San Simpliciano o la Chiesa di Sant´Angelo.

Castello Sforzesco.

Este castillo es el principal monumento civil del Renacimiento milanés. Puedes acceder directamente desde la Piazza del Duomo tomando la Vía Dante en unos 20 minutos. El origen del Castello Sforzezco se remonta al siglo XIV mandado construir por la familia Visconzi como protección y defensa de la ciudad de Milán de su enemigo Venezia.

El conjunto fortificado ha sido destruido y reconstruido en varias ocasiones. Fue ocupado sucesivamente por franceses, españoles y austríacos, y destruido por las tropas napoleónicas en el año 1801.

Castello sforzesco
Castello sforzesco Milano

Durante la ocupación napoleónica se construyó aquí el Foro Bonaparte, semicírculo alrededor del castillo. Su importancia histórica es tal que albergó durante el Renacimiento talleres de Leonardo Da Vinci.

En el centro de la fachada se alza la Torre del Filarete, bajo la cual se accede al recinto. Una vez atravesada la puerta se accede al patio de armas cerrado por la Torre de Bona de Saboya (1447), el Palazzo Ducale y la Rochetta.

Castello sforzesco Milano

En su interior puedes visitar varios museos interesantes:

La Pinacoteca del Castello Sforzesco, con más de 1500 obras de arte de los siglos XIII al XVIII.

El Museo de Arte antiguo.

El Museo Egipcio con su colección de momias y sarcófagos.

El Museo de Muebles Antiguos y Escultura de Madera.

El Museo de instrumentos musicales del mundo.

El Museo de Artes Decorativas, con obras de tejedores y tapiceros.

Las colecciones prehistóricas del Museo Arqueológico de Milán.

Parco Sempione.

Uno de los pulmones verdes en estilo inglés de esta gran ciudad lo encontramos justo detrás del castillo. Hay mucha zona de césped para tumbarse a leer un buen libro a la sombra.

Destacan algunos puntos de interés como los siguientes:

El Arco della Pace, arco triunfal construido como símbolo de paz.

La Arena cívica, anfiteatro polivalente construido en 1807, donde se celebran eventos de diversa índole.

El Acuario Cívico de Milán.

Iglesia Santa Maria delle Grazie.

Este templo construido por G. Solari entre 1466 y 1490, y terminado por Bramante en 1492, es una de las principales creaciones del Renacimiento.

A la izquierda de su fachada se ubica el ingreso al Cenacolo Vinciano (visita con reserva previa, que muestra en la pared del fondo el famoso fresco pintado por Leonardo Da Vinci de La Última Cena (1495-1497).

El misterio de este fresco radica en la figura representada a la derecha de Cristo, cuyos rasgos femeninos son atribuidos a María Magdalena. Algunas teorías consideran a este personaje como la esposa de Jesucristo.

Sobre la figura del genio Leonardo puedes visitar el Museo Nazionale della Scienza e della Tecnologia «Leonardo Da Vinci». Sus instalaciones se ubican en un antiguo monasterio del siglo XVI y expone más de 30 modelos de los inventos de Da Vinci.

Basílica de Sant’Ambrogio.

Este templo no es muy visitado por los turistas, pero no por ello carece de interés y belleza. Se trata del prototipo de iglesia románico-lombarda del norte del país, y aunque fue fundada en el año 373 por el santo su aspecto actual data de 1150.

Basílica de Sant´Ambrogio.

Está precedida de un amplio atrio rectangular y flanqueada por dos campanarios de ladrillo de diferente altura y fecha. Del siglo IX el de la derecha, y del siglo XII el de la izquierda.

Ya en el interior destacamos el púlpito compuesto por fragmentos del siglo XI. Es visitable la cripta donde se encuentran los restos de los santos Ambrosio, Gervasio y Protasio.

Junto a la basílica encontraréis la bonita fachada de la Università Cattolica del Sacro Cuore.

Cementerio Monumental.

Si, nos declaramos fans de los cementerios, y desde luego éste es un enorme museo al aire libre. El camposanto fue construido entre 1863 y 1866 por Carlo Maciachini y conserva un gran número de capillas y nichos realizados por artistas célebres de los siglos XIX y XX.

Las familias adineradas de Milán han intentado competir entre ellas en la monumentalidad de sus panteones y tumbas.

En la entrada principal en una planta superior encontraremos las tumbas de algunos de los personajes históricos más importantes de Italia como la de Alessandro Manzoni.

Barrio chino de Milán.

Chinatown es un animado barrio muy cerca del Cementerio Monumental. No es tan grande como el de otras grandes ciudades, pero si lo suficiente para encontrar todo tipo de comercios asiáticos y restaurantes para todos los públicos y bolsillos.

Su principal arteria es Via Paolo Sarpi, en la que encontrarás mayor número de comercios y decoración. Es un barrio de gran ambiente para los estudiantes y jóvenes.

Canales de Navigli.

Si te quedas más de una noche en la ciudad merece la pena acercarse a esta zona alternativa algo más alejada del centro histórico.

En su origen, este sistema de canales era utilizado para el transporte de mercancía conectando el río Po con los lagos de la región lombarda. El sistema de presa y esclusas fue inventado por Leonardo da Vinci. Son dos los canales: Naviglio Grande y Naviglio Pavese.

La zona es muy agradable para tomar un aperitivo en cualquiera de sus animadas terrazas. En la zona encontrarás además lugares tan interesantes como la Chiesa di San Cristóforo y el Callejón de las Lavanderas.

Palazzo Reale.

El Palacio Real alberga el Museo del Duomo que ofrece una excepcional muestra de escultura gótica lombarda, francesa y renana de los siglos XIV y XV. El edificio fue construido en 1778 por Piermarini y cuenta con más de 7000 metros cuadrados.

El Cuadrilátero de Oro.

Milán es una de las capitales mundiales de la moda y un paraíso para los amantes de las marcas y grandes diseñadores no aptos para todos los bolsillos.

La mayoría de boutiques de lujo se ubican en el conocido como «Quadrilatero della moda» delimitado por cuatro calles comerciales: Corso Venezia, Via della Spiga, Via Alessandro Manzoni y Via Monte Napoleone. Merece la pena pasear por ver sus escaparates. No solo encontrarás tiendas de moda, también hay joyerías, perfumerías y elegantes locales de restauración.

Stazione Centrale.

Sin duda es una de las estaciones más bonitas que hemos conocido. Fue construida entre 1927 y 1931 según un proyecto de Ulisse Stachini en plena período fascista. Es por ello que Mussolini quisiera mostrar su poder con esta sobrecarga de elementos decorativos cubierta por cinco techumbres metálicas que llegan a los 36 m.

Combina muy bien el Art Nouveau con el Art Decó, y es de destacar los amplios paneles de azulejos con escenas de ciudades italianas.

Extra: Milán contemporáneo.

No son lugares tan imprescindibles pero si curiosos para aquellos que paséis más de 48 horas en la capital lombarda, sobre todo los amantes de lo contemporáneo o vanguardista.

Se trata del punto financiero de Milán donde se encuentra la Bolsa de Valores (Palazzo Mezzanotte) y tienen sede grandes bancos. La Piazza Affari se creó como parte del programa de reconstrucción llevado a cabo bajo el gobierno de Mussolini. En 1927 se derribaron manzanas enteras de esta parte de la ciudad vieja para dar paso a esta nueva plaza.

En la plaza encontraréis una escultura en mármol de 11 metros representando a un dedo gigante haciendo el gesto de «que te den». La estatua, no exenta de polémica, fue creada por el escultor italiano Maurizio Cattelan como burla hacia los bancos.

Esta plaza elevada inaugurada en el año 2012 en estilo futurista fue diseñada por el arquitecto argentino César Pelli.

Entre los grandes rascacielos que podrás observar sobresale la Unitcredit Tower, con una altura de 231 metros, el más alto de todo el país.

Comparte

Diplomado en Turismo por la Universidad de Alicante y Licenciado en Antropología Social y Cultural por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Le apasionan los idiomas, habiendo estudiado en la Escuela Oficial de Idiomas de Elche, Inglés, Francés e Italiano, y en la actualidad cursa sus estudios en Alemán. Además es Guía Oficial de Turismo por la Comunidad Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights