Visita a La Albufera de Valencia con niños.

A escasos 10 kilómetros al sur de la tercera ciudad de España, Valencia, encontramos el Parque Natural de La Albufera, el mayor de los humedales de la Comunitat Valenciana con una extensión aproximada de 24 Km². Uno de los paisajes que le dan una identidad única son los más de 200 km² de arrozales que la rodea repartidos en varios municipios de las comarcas valencianas de L’Horta y de La Ribera.

Plaza de La Sequiota en El Palmar.

La Albufera comprende seis islotes, llamados matas, que albergan densa vegetación. Estos islotes se denominan Mata del Fang, Mateta de Baix, Mata de la Barra, Mata de l’Antina, Mata de San Roc y Mata del Rey.

Un poco de historia.

Albufera significa, según su origen árabe al-buhayra, «el marecito» o «el pequeño mar».

La formación de la Albufera tuvo lugar hace 1,8 millones de años como resultado del cierre del golfo o bahía de la costa de Valencia por un cordón litoral. Durante la época romana se produjo la separación definitiva entre la Albufera y el mar.

Panel informativo de Historia de La Albufera

Con el paso de los siglos la reducción de la Albufera ha sido una constante, reduciéndose también la fauna. Hasta 1865 la albufera fue propiedad real. Los reyes se quedaban una quinta parte de los beneficios de lo que se pescaba. En 1857 la actividad pesquera comienza a regularse de un modo más ordenado y acorde con los tiempos que corrían. Se firman los primeros tratados con las distintas cofradías pesqueras de la zona para conseguir que los tributos se pagaran en metálico y no en especies.
Ya empezado el siglo XX, pasó a ser propiedad de Valencia.

Cómo llegar a La Albufera de Valencia.

Desde la capital del Túria tienes varias maneras de llegar al parque natural:

  • En coche, desde Valencia se accede por la autovía de El Saler, y en menos de 10 km se llega hasta la localidad de El Palmar desde donde se pueden iniciar las rutas.
  • En bus, la línea número 25 de los autobuses urbanos de Valencia lega hasta El Palmar y El Perellonet (poblados marítimos).
  • En el Albufera bus turístic, que incluye un paseo en barca con salida y regreso desdel centro de Valencia.
  • En bici por el carril habilitado desde Valencia en dirección autopista del Saler.
Paseo por La Albufera

Fauna y flora del parque.

El valor de La Albufera para el medio ambiente es sumamente importante, en lo que respecta a la fauna, pues en ella habitan especies en peligro de extinción, como el fartet y el samaruc, además de la anguila, el mújol o la lubina.
Pero por lo que es sumamente conocido el parque natural es por su variedad de especies de aves, entre las que destacan el pato colorado, la cuchara común, la garza, el charrán común, el charrán patinegro, la cigüeña común y la gaviota, todo un paraíso para los amantes del birdwatching.

Garza en La Albufera.

En cuanto a la flora, destacan las dunas litorales (campanilla de mar, grama de duna, aladierno, lentisco), los saladares, el bosque mediterráneo (pino carrasco, lentisco, enebro, coscoja, mirto, tomillo, aliaga, romero, palmito) y las zonas de cañas.

Os recomendamos comenzar la visita al Parque por Centro de Intepretación Racó de l’Olla ahora con cita previa. Desde este punto parten varios senderos homologado de fácil recorrido para hacer en família.

Paseos en barca por la laguna.

Una de las actividades más chulas para hacer con niños es un paseo en barca típica o «albuferenc» por la laguna. El precio ronda los 4-5 € para adultos y 2-3€ para niños y suelen tener una duración de 45 minutos.

Embarcadero en El Palmar.

Existen diferentes embarcaderos municipales en:

  • El Palmar;
  • El puerto de El Saler;
  • La Gola de PUJOL;
  • El puerto de Catarroja.

Los paseos son guiados por patrones locales que cuentan de forma muy amena las artes de la pesca, historia de la laguna o tradiciones, así como las aves que vamos avistando durante el recorrido. No hay horarios concretos de salidas pero suelen funcionar todo el día hasta la puesta de sol… de hecho nos recomendaron una visita al atardacer, la cual repetiremos, sin duda.

Paseo en Albuferenc

El trayecto es muy seguro, ya que las aguas no alcanzan el metro y medio de profundidad, y ahora con el covid se ha visto reducido el aforo para poder mantener la distancia de seguridad.

El guía de nuestra barca nos recomendó la lectura de «Cañas y barro» del escritor valenciano Vicente Blasco Ibáñez ambientada en la Albufera de principios del siglo XX, un relato costumbrista que retrata la realidad social y el entorno de la época.

Una visita al poblado de El Palmar.

El Palmar es una isla situada rodeada de canales, de arrozales y de una fértil huerta. En este pequeño núcleo reside una gran colonia de pescadores que se dedican a la pesca de la anguila entre otras especies. Antaño los residentes habitaban en las tradicionales barracas, construidas con materiales fácilmente accesibles en la zona tales como el barro, las cañas, los juncos o los carrizos. Las paredes se construían con ladrillos de adobe y la techumbre con cañizo y paja.

Barraca en El Palmar.

Podemos ver algunos ejemplares en el pueblo, como la «Barraca del Tío Aranda” o la “Barraca dels Arandes”, la más antigua de El Palmar que data del siglo XIX. En estos momentos ese encuentra vallada.

La Iglesia parroquial del Niño Jesús del Huerto (plaza de La Sequiota), es el único templo que hay en el pueblo y data del s.XIX. Su fachada es muy austera pero el interior es bonito; existen tres pequeños retablos de azulejos, presentando el central la imagen del Niño Jesús.

En la misma plaza, en realidad calle principal, repleta de restaurantes, se alza el Hogar del Pescador construido en la década de los ochenta. La Comunidad de Pescadores, por su parte, fue construida en los años 20.

El embarcadero, a las afueras, es un edificio aislado de una sola altura y planta rectangular construido en los cuarenta.
El Centro de Investigación Piscícola y la Trilladora del Tocayo, conjunto de casas agrarias de principios del siglo XX son otros lugares de interés.

Atardecer en La Albufera.

El Palmar es un referente gastronómico dentro de la zona. Entre las especialidades culinarias que puedes degustar aquí se encuentran el «all i pebre» (guisado de anguilas), la «espardenyà» (variación del primero pero con carne), el «arròs amb fesols i naps» (con alubias) o la típica paella valenciana.

Los fines de semana es muy difícil conseguir mesa y más con el buen tiempo, por lo que es imprescindible reservar.

Comparte

Diplomado en Turismo por la Universidad de Alicante y Licenciado en Antropología Social y Cultural por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Le apasionan los idiomas, habiendo estudiado en la Escuela Oficial de Idiomas de Elche, Inglés, Francés e Italiano, y en la actualidad cursa sus estudios en Alemán. Además es Guía Oficial de Turismo por la Comunidad Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.