Qué ver en Frigiliana, un bonito pueblo junto a la Costa del Sol.

Qué ver en Frigiliana

Frigiliana, uno de los pueblos más bonitos de España. Con este cartel nos recibe este pueblo de tres mil almas, de casas blancas construidas en terrazas y cobijado entre montañas; y es que razón no le falta, porque es muy coqueto, y fruto de ello puede presumir de los diferentes reconocimientos que ha recibido en las últimas décadas.

Para empezar su barrio morisco está calificado como Bien de Interés Cultural. A ello hay que añadir otros reconocimientos como los que siguen:

  • En 1967 obtuvo el Primer Premio de Embellecimiento de los Pueblos de la Provincia de Málaga;
  • En 1982 se alzó con el Primer Premio Nacional de Embellecimiento de los Pueblos de España;
  • En 1988 obtuvo el Primer Premio del Concurso de Mejora y Embellecimiento de los Pueblos de Andalucía.
  • En 2011 fue elegido como una de las 7 maravillas rurales de España por la revista Top Rural.
  • Además se encuentra dentro de la privilegiada lista de Los Pueblos más bonitos de España.

Por lo tanto, no hay excusas para dejar de visitarlo en tu recorrido por la Costa del Sol de Málaga. Se encuentra a unos 60 km. de la capital, y a solo 8 km. de la bonita localidad costera de Nerja que también recomendamos.

Un poco de historia.

La historia de este pueblo se remonta a hace más de 2000 años a. de C, tal y como demuestran los hallazgos en los yacimientos cercanos al núcleo urbano como el conocido como «Cerrillo de las Sombras». De las épocas fenicia y romana también se han encontrado vestigios en forma de monedas. El topónimo de Frigiliana, se cree que procede de la combinación del nombre propio de un personaje romano «Frexinius» y de la palabra «ana» que significa villa.

Fue a partir del siglo VII, concretamente en el año 711, con la llegada de los árabes cuando Frigiliana tuvo su mayor época de esplendor. En esta época se construyó un gran castillo que sería destruido en 1569 por los cristianos tras una intensa batalla. Tras ella los moriscos serian expulsados de sus tierras y con ello la población se vería reducida a un centenar de habitantes al perder uno de sus motores económicos: la producción de seda.


Ya en el año 1640 la real cédula de Felipe IV concedió a Frigiliana el título de villa. Tras un período de estancamiento económico se recluyó al cultivo de la caña de azúcar, como ocurrió en otras poblaciones limítrofes de la hoy Costa Tropical granadina.
Testimonio de esta industria tenemos el antiguo Palacio de los Condes de Frigiliana, única fábrica de miel de caña de Europa.

Debido a las diferentes influencias que ha tenido la villa a lo largo de su historia, a Frigiliana se la conoce como la «Villa de las Tres Culturas», que convivieron juntas a finales del siglo XV, nos referimos a las culturas cristiana, judía y musulmana.

Qué ver en Frigiliana.

Si te ha apasionado la historia de este pueblo, seguro que vas a flipar con los simpáticos personajes que a través de una especie de «Teatrillo mecánico» te contarán la historia y anécdotas de la villa.
Dos ancianas muy resabidas en una mesa camilla y un moro con su loro al hombro, por una moneda de 1 euro te explicarán muchas cosas sobre el pueblo. Esta especie de kiosko se encuentra en la Plaza del Ingenio.

En la parte alta del pueblo encontramos otras mirillas para seguir aprendiendo sobre Frigiliana. Están algo más escondidas, pero lo bonito es que te dejes perder por las callejuelas del barrio morisco y que te topes con ellas, como el que no quiere la cosa. ¿Verdad que es original esta forma de obtener información?.

Plaza de las Tres Culturas.

Comenzamos nuestra visita en esta plaza en la parte baja del pueblo. Muy cerca se encuentra el aparcamiento subterráneo de pago, un lugar cómodo donde aparcar si vienes en temporada alta.
Desde aquí divisamos uno de los edificios más antiguos de la villa, el Palacio de los Condes de Frigiliana.

Palacio de los Condes desde la Plaza de las Tres Culturas.

A este histórico edificio en estilo renacentista (s.XVI) se le conoce también como el «Ingenio». Es un edificio inmenso que ocupa más de 2000 metros cuadrados que fue construido en parte con piedras del antiguo castillo árabe.

En la actualidad acoge las instalaciones de la Fábrica de Miel de Caña de Nuestra Señora del Carmen, única en Europa y una tienda de artesanía.

A continuación nos adentramos en el barrio morisco o Barribarto, el casco antiguo donde se encuentran los callejones y rincones más bonitos del pueblo.

Calle Real.

Comenzamos el ascenso por la Calle Real, donde se encuentran los Reales Pósitos. Se trata de unos antiguos almacenes o silo que datan del año 1767 donde se almacenaba el excedente del grano en las temporadas de buena cosecha. Hoy en día son viviendas particulares.
En esta calle encontrarás una serie de 12 paneles de azulejo que narran diferentes episodios sobre la historia de Frigiliana.

Reales Pósitos.

Uno de los lugares más fotografiados es el de la fuente con el escudo tallado en piedra de los Montellanos, quienes ostentaran el señorío de la villa. Este histórico escudo estuvo antaño en la fachada del Palacio de los Condes hasta su donación al Ayuntamiento. Desde aquí la calle se divide en dos.
Si cogemos el camino de la derecha ascenderemos la Cuesta del Apero, una de las calles más pintorescas; mientras que si continuamos por la izquierda, llegaremos hasta el Torreón.

El Torreón
Cuesta del Apero

Este edificio albergó hasta el siglo XVIII un depósito municipal de cereal. El uso anterior fue el de torre vigía o punto de vigilancia de la costa ante los ataques de piratas. Frente a éste se ubica la Casa Consistorial, y atravesando el callejón o pequeño pasadizo alcanzaremos una bonita plazoleta.

Plazoleta

En el pueblo encontrarás varios de estos pasadizos o callejones, a los que puedes adentrarte sin problema para fotografiarlos. Junto al ya mencionado callejón del Torreón, no dejes de ver Callejón del Señor o el Callejón del Estanco.

A este tipo de estructura urbana se la conoce como «tinaos». Se trata de una serie de espacios cubiertos tipo cobertizo, bajo los cuales se disponen las puertas de entrada a las viviendas privadas. Antiguamente eran utilizados como lugares de reunión de los vecinos pero también como resguardo de las inclemencias meteorológicas tanto del calor como del frío. Pudimos ver muchos de ellos en la localidad alpujarreña de Lanjarón.

Callejón El Garral.

Continuando por la Calle Real, repleta de tiendas de recuerdos y artesanías, llegaremos a una de las calles más fotografiadas por su belleza: el Callejón El Garral. Es una calle empinada con muchas escaleras y fachadas adornadas de macetas.
Es un lugar ideal para tomar un tentempié o unas tapitas.

Calle El Garral.

Muy cerquita encontraréis la Fuente de las Tres Culturas, sobre la que se colocó un pilar de mármol y losa de barro con los símbolos de las tres culturas: la cruz cristiana, la estrella de David judía y la media luna musulmana. Tres de las culturas que dejaron su influencia en la villa malagueña. Es un lugar mágico por su lugar escondido y el sonido del agua que brota de sus tres caños.

Fuente de las Tres Culturas

Plaza de la Fuente Vieja.

En esta placita se ubica la fuente más antigua y monumental del pueblo: la Fuente Vieja. Fue mandada construir en 1640 por D. Iñigo Manrique de Lara, quinto Señor de Frigiliana y Primer Conde de la villa para abastecer tanto a los frigilianenses como al ganado.

Fuente Vieja de Frigiliana.

La Casa del Apero.

Si bien no sabemos a ciencia cierta el origen de este edificio, se piensa que data del siglo XVII cuando fuera utilizado como granero y caballerizas. Actualmente es un complejo cultural multiusos que alberga la Biblioteca Municipal, el Museo Arqueológico, una sala de exposiciones temporales y la Oficina de Turismo de Frigiliana.
El edificio cuenta con dos plantas y un bonito patio interior central. Desde aquí se puede ascender por una escalera hasta un bonito mirador en que encontraremos un panel con las montañas que circundan el pueblo.

Casa del Apero.

Iglesia de San Antonio de Pádua.

Situada en la Calle Real es el principal templo de Frigiliana. La Iglesia de San Antonio de Pádua se levantó en 1676 sobre la que fuera la mezquita árabe.

San Antonio de Padua.
Interior de San Antonio de Padua.

Jardín botánico Santa Fiora.

Esta zona verde fue inaugurada en el año 2010. Se distribuye en forma de terrazas a medida que vamos ascendiendo por el barrio morisco. Reúne una muestra de plantas usadas en la vida cotidiana como el esparto, la caña de azúcar, el romero, el tomillo y un largo etcetera.

Jardín Botánico Santa Fiora

Miradores de Frigiliana.

El pueblo cuenta con varios miradores siendo dos de los más bonitos el Mirador El Peñón y el Mirador de Lízar.

Mirador el Peñón

Como anécdota comentar que en uno de estos miradores se rodó un anuncio de coca cola.

Comparte

Diplomado en Turismo por la Universidad de Alicante y Licenciado en Antropología Social y Cultural por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Le apasionan los idiomas, habiendo estudiado en la Escuela Oficial de Idiomas de Elche, Inglés, Francés e Italiano, y en la actualidad cursa sus estudios en Alemán. Además es Guía Oficial de Turismo por la Comunidad Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.