El Castell de Guadalest, un pueblo museo.

El Castell de Guadalest

En la Costa Blanca bañada por las aguas del mar mediterráneo, a apenas 22 km de la capital turística de la provincia de Alicante, la cosmopolita Benidorm, se alza el Castell de Guadalest.

Este pequeño municipio de unos 200 habitantes recibe el nombre del valle y río que lo cruza, el Valle de Guadalest, que engloba además otros cinco pueblecitos que son Benimantell, Confrides, Beniardà, Benifato y Abdet.

El Castell de Guadalest es un pequeño municipio al norte de la Marina Baixa, justo en medio del valle que recibe el mismo nombre que el pueblo.

El Castell de Guadalest está rodeado por las sierras más abruptas de la provincia de Alicante, la Sierra de Xortà, la Sierra de Aitana y la Sierra de Serrell.

El casco antiguo del pueblo fue declarado “Conjunto histórico-artístico» en 1974 y forma parte desde el 2015 de la exclusiva lista de los «Los Pueblos más bonitos de España» (el único de Alicante) por su pintoresca silueta situado sobre una escarpada roca y coronado por un campanario y un castillo desde donde se divisa el frondoso valle que lo rodea.

Uno de los rincones más fotografiados de Guadalest.

El Castell de Guadalest forma parte del privilegiado grupo de Pueblos más bonitos de España, el único en Alicante.

Un año más tarde en el 2016, entró a formar parte de la “Federación de los Pueblos más Bonitos del Mundo”. También fue finalista en la candidatura de Maravilla Rural 2019.

Dónde dejar el coche.

Pasear por las peatonales callejuelas del pueblo es una experiencia muy agradable para los que vivimos en las ciudades. Así que olvídate del coche porque no te quedará otra que aparcarlo en alguno de los aparcamientos municipales a la entrada del pueblo junto a la Tourist Info. El precio es de 2€ para todo el día.

Qué ver en el pueblo.

El casco urbano está dividido en dos partes diferenciadas: el castillo, situado en la parte más alta de una peña y protegido por la antigua muralla; y la zona del Arrabal, de creación más moderna, a las faldas de la montaña.

Tras subir una cuesta accedemos al arrabal a través de un pequeño túnel excavado en la roca, el Portal de Sant Josep. Cruzar este arco es adentrarse en el siglo XVI con sus casitas de una planta encaladas y sus calles adoquinadas. Muchas de estas viviendas son en la actualidad tiendas de artesanía de la Costa Blanca (mimbre, esparto, cerámica, conservas,…) y restaurantes.

El primero de los edificios visitables de importancia es la Casa de los Orduña. Se trata de una casa nobiliaria del siglo XVII, en cuyo interior se conserva el mobiliario y la decoración propia del siglo XIX, además de lienzos de los siglos XVIII y XIX y una colección de cerámica.

A escasos metros se alza la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, erigida, en estilo barroco, en el siglo XVIII.

La calle termina en una coqueta Plaza Mayor donde se encuentra la Casa Consistorial y en el centro una fuente con una escultura del patrón del pueblo, San Gregorio.

Plaza Mayor

El  monumento de mayor relevancia es el Castillo de San José, una fortaleza del siglo XI creada por el pueblo musulmán sobre una roca.

El pueblo fue base de las tropas árabes antes de la reconquista por ser un importante enclave estratégico desde el que se divisaba todo el valle.
Los terremotos de 1644 y 1748, y una voladura durante la Guerra de Sucesión derrumbaron parte de la muralla.

Castillo y Alcozaiba.

Junto al castillo encontramos los restos de la Alcozaiba, una fortaleza construida en el siglo XI por los antiguos pobladores para defender la villa, de la que sólo se conserva una torre vigía restaurada en el siglo XX.

Pantano de Guadalest.

En la parte alta de la villa podemos asomarnos al embalse de Guadalest. Fue construido en los años 60 y terminado en 1971. El agua proviene del río Guadalest, un afluente del río algar.

Embalse de Guadalest.

Esta presa tiene una altura de 94 metros y una longitud de 236 metros. Es un punto muy fotografiado por el intenso color azul turquesa de sus aguas. Se puede acceder hasta aquí a través de una red de senderos.

El pueblo de los museos.

Guadalest es sin duda el pueblo de los museos, siendo él mismo un pueblo de museo. Podemos encontrar hasta 9 museos en un pueblo de apenas 200 almas. Algunos de ellos son realmente originales. Existen dos de ellos dedicados al mundo de las miniaturas (aconsejamos comprar la entrada conjunta a estos dos espacios). Como curiosidad podrás una pulga vestida de torero o la Estatua de la Libertad en el ojo de una aguja.

También resulta curioso el Museo de Saleros y Pimenteros de todo el mundo, una colección de más de 20.000 utensilios.

Mapa de Guadalest.

Aquí os dejamos el listado de museos del Castell de Guadalest:

  • Museo Municipal Casa Orduña
  • Museo Microminiaturas
  • Museo Microgigante
  • Museo Belén y Casitas de Muñecas
  • Museo Histórico Medieval
  • Museo Colección Vehículos Históricos Valle de Guadalest
  • Museo de la bicicleta
  • Museo Saleros y Pimenteros
  • Museo de Ribera Girona y el Jardín Mágico.
Comparte

Diplomado en Turismo por la Universidad de Alicante y Licenciado en Antropología Social y Cultural por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Le apasionan los idiomas, habiendo estudiado en la Escuela Oficial de Idiomas de Elche, Inglés, Francés e Italiano, y en la actualidad cursa sus estudios en Alemán. Además es Guía Oficial de Turismo por la Comunidad Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.