Qué ver en Vilafamés (Castellón)

Vilafamés

En lo alto de la Sierra de les Conteses encontramos uno de los pueblos más pintorescos de la provincia de Castellón cuyo conjunto monumental está declarado Bien de Interés Cultural e inscrito en la privilegiada lista de Pueblos más bonitos de España.

Vilafamés que no llega a los 2000 habitantes se encuentra a 25 kilómetros de Castellón de La Plana y a menos de 50 minutos en coche de la ciudad de Valencia.

Vilafamés
Vista del castillo desde bajo.

Lo que hace pintoresco a este pueblo, donde se refugian muchos artistas y se fabrica buen vino, es la ubicación de su casco antiguo sobre un cerro, lo que hace que la subida a éste desde el aparcamiento a la entrada del pueblo tenga bastante pendiente.
Además la roca rojiza omnipresente en las edificaciones particulares y monumentos le dan un aspecto muy bucólico. A esta piedra arenisca se la conoce como Rodeno.

Unas pinceladas de historia.

Los hallazgos de pinturas rupestres en la Cueva de Dalt del Tossal de la Font, en la Cueva del Matutano o el Yacimiento del Abric del Castell, vienen a reafirmar que hubo asentamientos humanos en esta población hace más de 80.000 años. Este lugar fue declarado en 1998 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Sin embargo el trazado actual del casco antiguo con sus calles estrechas, murallas y fortificaciones corresponde a la época musulmana de la entonces conocida ciudad de Benihamez.

Tras la conquista de la villa por el monarca Jaime I de Aragón en el año 1233 el castillo pasó por diferentes manos como la Orden de Santa María de Montesa o los hermanos hospitalarios.

Qué ver en Vilafamés.

La Roca Grossa.

Junto a la antigua muralla y al comienzo del ascenso al casco viejo encontramos esta gran mole de piedra, uno de los símbolos del pueblo. Su formación data de hace más de 222 millones de años, pesa unas 2100 toneladas y tiene un volumen de 832 metros.

Roca Grossa.

Se encuentra inclinada sobre algunas edificaciones a las que parece que vaya a aplastar en cualquier momento. Cuenta una leyenda, que unos vecinos quisieron desplazarla de sitio utilizando unas cuerdas, difícil empresa que no hizo más que las cuerdas se partieran en dos y cayeran de culo los que intentaron la hazaña. Es por ello que los vecinos de Vilafamés son conocidos con el apodo de “culrojos” (culos rojos).

Iglesia Parroquial de La Asunción.

Se trata de una iglesia bastante antigua que data del año 1597. En un principio estuvo dedicada a la Natividad de la Virgen, pero debido a la imposibilidad por parte de los feligreses de acudir al templo en esa celebración por estar trabajando en la vendimia, cambió su advocación a la Virgen de La Asunción.

Está construida al igual que otros edificios con piedra rojiza de rodeno y tejas en estilo barroco.
De su interior destaca un retablo del siglo XVIII, los frescos de la Capilla de la Comunión y los zócalos del siglo XVIII con una bonita muestra de cerámica valenciana.

La cúpula tuvo que ser reconstruida por riesgo de colapso en el año 1806.

Para acceder a su interior fuera del horario de culto se pide un donativo de 50 céntimos de euro.

Palau del Batlle.

Se trata de la antigua residencia del administrador real, un edificio en estilo gótico construido entre los siglos XIV y XV. Actualmente alberga el Museo de Arte Contemporáneo que cuenta con más de 500 obras de arte expuestas en su salas y al exterior. El precio de entrada es de 3€.

Palau del Batlle.

Ayuntamiento de Vilafamés.

Situado en la Plaza del Ayuntamiento junto a la Oficina de Turismo se encuentra en una casa señorial con fachada renacentista de los siglos XV-XVI. Antiguamente las dependencias albergaron un molino de aceite y es Casa Consistorial desde el año 1962 tal y como indica una inscripción.

Plaza del Ayuntamiento.

Barrio del Quartijo.

Situado a los pies del castillo es el barrio más antiguo de Vilafamés donde se establecieron las primeras durante la época de dominio musulmán.

Es un placer pasear con sus callejuelas estrechitas donde la arquitectura predominante son casitas bajas en piedra rojiza con los balcones ornamentados con macetas y flores.

Castillo de Vilafamés.

El castillo está situado en la parte más alta del pueblo y es de origen árabe. Su construcción data del siglo XV, aunque ha sufrido muchas modificaciones por las diferentes contiendas. Su aspecto actual data del siglo XIX, fecha en la que se construyó la torre central de planta circular y otras fortificaciones para combatir los ataques que sufrió durante las Guerras Carlistas.

En una de las laderas se pueden ver pinturas rupestres (Patrimonio de la Humanidad), conociéndose este lugar como el Abrigo del Castillo.

 

Vistas desde el castillo.

Iglesia de la Sangre y ermitas.

Este pequeño templo está a los pies del castillo y fue construido sobre un antiguo aljibe árabe a finales del siglo XIV. El exterior no llama mucho la atención, estando su riqueza en el interior que no pudimos ver por encontrarse cerrada. Éste alberga un bello retablo mayor y las capillas dedicadas a Santa Bárbara, San Cristobal y a la Virgen de los Dolores.

Exterior de la Iglesia de La Sangre.

El pueblo posee también dos ermitas dedicadas a San Miguel (s.XVII) y a San Ramón (s.XVIII).

Ermita de San Ramón.

Si no conoces Vilafamés, ¡ahora ya no tienes excusa!.

Comparte

Diplomado en Turismo por la Universidad de Alicante y Licenciado en Antropología Social y Cultural por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Le apasionan los idiomas, habiendo estudiado en la Escuela Oficial de Idiomas de Elche, Inglés, Francés e Italiano, y en la actualidad cursa sus estudios en Alemán. Además es Guía Oficial de Turismo por la Comunidad Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.