Algunos de los castillos más singulares de España.

Algunos de los castillos más singulares de España

Castillo (del latín castellum) es definido en el Diccionario de la RAE como un «lugar fuerte, cercado de murallas, baluartes, fosos y otras fortificaciones».

Una característica común de todos los castillos es el patio de armas central, en torno del cual se sitúan una serie de dependencias y una torre, al menos, habitable.

Existe todo un conjunto de edificaciones militares con ciertas analogías con el castillo, como el alcázar, la torre, la atalaya, la ciudadela o la alcazaba.

Los castillos feudales proliferaron durante la Edad Media cumpliendo no solo funciones castrenses, sino también de residencia de la realeza y los señores de la nobleza.

Lo habitual es que se situasen en lugares estratégicos, normalmente en puntos elevados y próximos a un curso de agua para su abastecimiento, desde donde pudiera organizarse la propia defensa y la de las villas que de él dependían.

A partir del siglo XVI, con el ocaso del feudalismo y la consolidación de las monarquías absolutistas, la nobleza propietaria de los castillos los fue abandonando a cambio de mansiones en la corte. Por este motivo, y porque quedaron obsoletos en su función militar, los castillos perdieron todo interés y fueron decayendo hasta llegar muchos de ellos a la ruina.

Hemos recopilado en este artículo con la colaboración de algunos compañeros blogueros, asociados a Comunitat Valenciana Travel Bloggers, algunos de los castillos más singulares de España.

Los castillos en sí, pueden ser motivo de un viaje, de hecho existen diversas rutas culturales en nuestro país donde los castillos son los verdaderos protagonistas; véase el Camino del Cid o la Ruta del Quijote. Ni que decir tiene que existe una Asociación española de Amigos de los Castillos.

1. Castillo de Belmonte.

Con apenas poco más de 2000 habitantes, Belmonte, atesora en su casco histórico, en algunos tramos amurallado, iglesias y palacios que fueron testimonio de capítulos de la historia de España.

En 1323 la villa comienza a cobrar importancia histórica. Este hecho queda reflejado en el Chronicon domini Joannis Enmanuelis, en el cual podemos leer como en 1323 Don Juan Manuel (sobrino de Alfonso X) comenzó a construir las murallas de «Belmont» o «Bello Monte» , llamado así por el monte repleto de encinas que lo rodea y el antiguo Alcázar.

El castillo es de estilo gótico-mudéjar. Su construcción se inició en 1456 con don Juan Pacheco y fue declarado Monumento Nacional en 1932. Su estructura en forma de estrella, le convierte en el único ejemplo en España con este tipo de planta.

Castillo de Belmonte.

Por enlaces matrimoniales el castillo pasa a la casa de Montijo, heredándolo en el siglo XIX la condesa de Teba, Eugenia de Montijo, que se convertiría en la futura emperatriz de Francia al casarse con Napoleón III. 

Todo el exterior del patio de armas, de forma triangular, es obra de la condesa, también la escalera principal y todas las chimeneas de yeso.

De su interior cabe destacar los artesonados mudéjares de los techos y la bellísima escalera de madera.
El recinto del castillo ha sido escenario de varias películas entre ellas «El Cid» con Charlton Heston y Sofía Loren en 1961.

Patio de armas triangular.

En cuanto a sus murallas, actualmente está compuesta por nueve torreones y cinco puertas. Sirvió en su momento para segregar a la población cristiana que residía intramuros, de la musulmana y judía que quedarían rezagados a extramuros. La Puerta de Chinchilla (1456) y Puerta de San Juan son las más monumentales de las que hoy en día se conservan.

Un artículo de Datils & Tours Travel Bloggers.


2. Castillo de Gibralfaro (Málaga).

Nuestra aportación a este post de Castillos de España lo hacemos con una de las fortalezas más inexpugnables de la península ibérica durante el periodo de la Reconquista: el castillo de Gibralfaro. Fue construido en el siglo XIV para proteger Málaga y su alcazaba en tiempos del reino nazarí de Granada. En cualquier visita a la ciudad no podemos pasar por alto este castillo que está en un estado de conservación excelente. Como si los siglos no hubiesen pasado…

Vista de Málaga desde el castillo. Foto: El Sakapuntas.

El castillo cuenta con numerosos patios, torreones y murallas. No obstante, lo mejor de todo el castillo son sus vistas sobre Málaga. Desde sus almenas se puede divisar el puerto, la catedral, el cubo del Centre Pompidou Málaga, la plaza de toros, todo el centro histórico y hasta el estadio de la Rosaleda.

Para acceder al castillo existen dos maneras. La primera es la más cómoda en coche por su ladera trasera; y el parking te deja a escasos metros del acceso al castillo y del Parador Nacional de Málaga. Y la otra, es caminando desde el mismísimo centro de la ciudad. Para mi esta segunda es la mejor opción. Ya que, mientras se va ascendiendo siguiendo las murallas de la alcazaba y del castillo, se puede ir parando para contemplar las hermosas vistas.

Castillo de Gibralfaro. El Sakapuntas blog.

Podéis encontrar más información sobre el castillo de Gibralfaro y Málaga en mi blog.

Un artículo de Joan Oriola (Blog: El Sakapuntas)


3. Castillo de la Iruela (Jaén).

Nos situamos en la provincia de Jaén, en plena Sierra de Cazorla, concretamente, en el municipio de La Iruela, para conocer su CASTILLO.

Su construcción se remonta al siglo VIII, con sus murallas, mientras que su fortaleza comenzó a construirse en el siglo XII. A día de hoy, se trata de un castillo muy bien conservado siendo declarado desde 1.985, Conjunto Histórico Artístico.

Castillo de La Iruela. Foto: Blog Anabmon

El acceso al castillo no es gratuito, pero tiene un bajo coste que creemos está bien, para poder mantenerlo. Una vez en su interior, podréis visitar todo su recinto que está compuesto por el Aljibe, sus torres y murallas, las ruinas de la Iglesia de Santo Domingo de Silos y el Auditorio.

Entre sus torres, destacamos la Torre del Homenaje, la cuál podréis acceder a ella y subir hasta arriba, teniendo unas increíbles vistas a todo el recinto del Castillo y al pueblo de La Iruela.
De la Iglesia de Santo Domingo, construida en el siglo XVI, únicamente quedan sus ruinas, como os hemos adelantado anteriormente, puesto que en la Guerra de la Independencia, fue asaltada e incendiada.

Castillo de La Iruela (Jaén).

En cuanto al Auditorio, se construyó con la rehabilitación del Castillo, en honor a los Teatros Griegos.

Su visita nos sorprendió mucho, es por ello, os la recomendamos si os encontráis por la zona. Podéis encontrar más información en nuestro blog: https://www.anabmon.com/2022/01/21/castillo-de-la-iruela/

Un artículo de Ana Belén del blog: Anabmon


4. El Castillo de Santa Bárbara (Alicante).

El icono más representativo de la ciudad de Alicante es, sin duda, el Castillo de Santa Bárbara. Ubicado en el Monte Benacantil, a unos 166 metros de altitud y a orillas del mar, supuso una poderosa fortaleza por su excelente ubicación: tiene una visión de 360º hacia toda la bahía alicantina y la ciudad.

El Castillo de Santa Bárbara está considerado Bien de Interés Cultural desde el año 1961, aunque fue una de las fortalezas más importantes de España. Su silueta bañada por el Mediterráneo nos recuerda a los orígenes musulmanes de la ciudad, y es que es popularmente conocida como “la cara del moro”.

Castillo de Santa Bárbara. Foto: Modo Traveller.

Se puede acceder de diferentes formas: caminando, en coche, taxi o bus, o en ascensor. La entrada es gratuita, aunque si decides coger el ascensor deberás pagar poco más de 2€.

El Castillo de Santa Bárbara es una visita imprescindible si viajas a la ciudad de Alicante. No solo por sus fabulosas vistas, sino por conocer la historia de la ciudad, leyendas y anécdotas pasadas, el castillo por dentro, donde se puede contemplar sus antiguos salones, el calabozo y el patio de armas, etc.

Una experiencia perfecta para ir con amigos o en familia, ya que hay multitud de opciones que amenizan la visita: exposiciones, conciertos, visitas teatralizadas, terraza, etc. Os contamos más sobre qué hacer en Alicante aquí.

Un artículo de Naiara Botía del blog: Modo Traveller.


5. Castillo de Bellver (Mallorca).

Esta atalaya defensiva se alza sobre una verde colina a 112 metros sobre el nivel del mar. Al igual que otros monumentos relevantes de la ciudad como la Catedral y el Palacio de Almudaina, está construido en estilo gótico mallorquín, mandado a construir por orden del rey Jaime II entre los años 1300 y 1310 con el objetivo de contar con una edificación defensiva que, a su vez, sirviera de residencia.

Castillo de Bellver. Foto: Datils&Tours.

Su peculiaridad radica en ser el único en España y el más antiguo de Europa en tener una planta en forma circular, junto con cuatro grandes torres orientadas hacia los cuatro puntos cardinales.

El interior de la fortaleza alberga el Museo de Historia de la Ciudad. Las más bellas panorámicas de Palma las encontrarás, sin duda desde el mirador del Castillo de Bellver.

Interior del castillo de Bellver. Datils&Tours.

Conoce más sobre Palma de Mallorca en el artículo de Datils & Tours Travel Bloggers.


6. Castillo monumental de Colomares, Benalmádena (Málaga).

El Castillo Monumental de Colomares en la localidad malagueña de Benalmádena, no tiene nada que ver con los castillos que estamos acostumbrados a encontrar en la geografía española.

Dedicado a la figura de Cristobal Colón, y al Descubrimiento de América, este castillo monumental fue creado por la mano del Doctor Esteban Martín, quien comenzó su construcción en el año 1987, ya que pretendía tenerlo terminado para la conmemoración del V Centenario del Descubrimiento.

Castillo de Colomares. Mochilerosdospuntocero.

Realizado únicamente por el Dr. Martín y la ayuda de 2 albañiles, el Castillo de Colomares, es una mezcla de estilos arquitectónicos, entre los que se encuentran el neomudéjar, neogótico, neobizantino y neorrománico.

La construcción, que finalizó en el año 1994, fue llevada a cabo durante 7 años, y en ella encontramos diferentes enclaves, todos ellos dedicados a Colón y a sus naves, así como referencias a los Reyes Católicos, a tradiciones cristianas o hebreas, e incluso encontramos una pequeña capilla que está considerada como la iglesia más pequeña del mundo por el libro Guiness de los Records, con solo 1,96 metros cuadrados.

Castillo de Colomares.

Este curioso castillo, tanto por su belleza, como por lo curioso de su construcción, bien merece una visita si estamos recorriendo la provincia de Málaga.

Un artículo del blog: Mochilerosdospuntocero


7. Castillo de Loarre (Huesca).

La imponente muralla que lo rodea y sus once torreones te darán  la bienvenida.

Un castillo románico en la localidad de Loarre, Huesca. Construido en el siglo XI, siendo primero un palacio real y más tarde un monasterio, su excelente estado de conservación hace que sea uno de los mejores ejemplos de arquitectura románica de España. Declarado Monumento Nacional en 1.906.

Sus cimientos de roca caliza en un espolón a unos 1.071 metros de altitud, suponía una gran ventaja, ya que no podían ser minados, estando además rodeado de una gran muralla con torreones construida en el año 1.287 abarcando 10.000m2 y un perímetro de 172 metros con 11 torreones semicirculares, excepto el rectangular que es una de las entradas.

Castillo de Loarre. Lugares y otras curiosidades.

Defendió la línea fronteriza del Reino de Aragón y fue clave para el Rey Sancho III, el mayor en la reconquista de estas tierras a los musulmanes

Situado a la entrada de los Pirineos, en la gran  llanura de La Hoya que se extiende hasta las orillas del Ebro, por lo que la posición del Castillo controla la zona de las grandes tierras ricas agrícolas de la llanura.

Foto de Charo Merino. Lugares y otras curiosidades.

La pequeña capilla, la cripta de Santa Quiteria a la entrada del castillo y la majestuosa iglesia con una cúpula poco habitual del estilo románico,  es lo que más destaca en el castillo.  Además del aljibe con capacidad para 8.000 litros de agua. La excelente conservación de las Torres de la Reina y la del Homenaje comunicada con el castillo por un puente levadizo. Considerado como una de las fortalezas románicas mejor conservada de Europa.

Un artículo de Charo Merino del blog: Lugares y otras curiosidades.


8. Castillo de Coca (Segovia).

El Castillo de Coca, en la provincia de Segovia, es uno de los más espectaculares que he visto en España. Lo visité en un viaje por Segovia y Ávila, y fue un acierto incluirlo en nuestra ruta, aunque en nuestro caso no pudiéramos visitar su interior.

Lo primero que me llamó la atención al verlo fueron sus torres y, al acercarme un poco más, el gran foso que lo rodea. ¡Tenía que ser bien difícil atacarlo!

Este castillo data del s. XV y es de estilo gótico-mudéjar, siendo uno de sus materiales principales el ladrillo. Aunque a lo largo de la historia ha sufrido graves daños, por suerte fue restaurado, por lo que a día de hoy se encuentra en bastante buen estado.

Castillo de Coca. Foto: Meraviglia blog.

El Castillo de Coca ha pertenecido durante siglos a la Casa de Alba, pero desde 1954 está cedido al Ministerio de Agricultura. En la actualidad, es una Escuela de Capacitación Forestal, y sus alumnos tienen la posibilidad de residir en él, ¿os imagináis vivir en un castillo así?

Es posible visitar su interior, pero para ello hay que reservar con al menos 48 horas de antelación.

Un artículo del blog: Meraviglia.


9. Castillo de Onda (Castellón).

El Castillo de Onda, como muchos otros de la zona, es de origen árabe y  fue construido sobre ruinas íberas y romanas. 
La peculiaridad de este castillo es que contaba con alrededor de 300 torres, de ahí que también sea conocido como «el de las 300 torres». Según le contó el cronista Muntaner al rey Pedro II, este castillo tuvo tantas torres como días tiene el año, siendo uno de los más importantes al norte de Al Andalus.

En el año 1238 fue reconquistado por Jaime I y pasó por manos de diferentes ordenes militares. Ha sido escuela e iglesia de los carmelitas entre los años 1920 y 1948.

Castillo de Onda. Foto: María José del blog: A mamá le gusta viajar.

Las vistas alcanzan hasta el mar por el este y la Sierra Espadán al oeste. Su interior conserva ruinas de la antigua alcazaba, un conjunto de yeserías, y un pequeño museo de historia y arqueología local.

Se proyecta un audiovisual a diferentes horas durante el día. Os podéis informar en la Touristinfo ubicada en el mismo castillo, donde también podéis apuntaros a las visitas guiadas. La entrada es gratuita. Horario: Lunes a sábado 10.30 a 20.30 (17.30 en invierno) Domingos y festivos 10.30 a 14 y 17.30 a 20.30 (10.30 a 17.30 en invierno).

Un artículo del blog: A mamá le gusta viajar.


10. Castillo del Papa Luna (Peñíscola, Castellón).

Si hay un castillo marítimo por excelencia en España, ese es el Castillo del Papa Luna de Peñíscola.

Elevado sobre la zona más elevada de este peñón, para llegar a él tendrás que moverte hasta el norte de la provincia de Castellón, donde llegaron hasta Charlton Heston y Sofía Loren en 1961 para grabar varias escenas de la película El Cid y que acogió la grabación de varias secuencias de la sexta temporada de Juego de Tronos en 2015.

Cuando llegues, aparte de la hilera de hoteles que se han ido construyendo con los años mirando al mar, te encontrarás con un casco antiguo al estilo andaluz, plagado de casas blancas, subidas y bajadas, callejones y misterios. 

Vista desde elcastillo de Peñíscola. Foto: Gemma del blog: Escritora viajera.

Y es que no sólo marcarían su Historia Benedicto XIII de Aviñón, el famoso Papa Luna, su sede pontificia, y su sucesor Clemente VIII, sino que también acogió a Caballeros Templarios y a los Montesianos, que establecieron aquí la sede y el sostén de su encomienda.

El castillo destaca especialmente por el blanco de sus paredes y por las espectaculares vistas que ofrece del Mediterráneo, además de la austeridad de todo el edificio, que cumplió con una función más de fortaleza que de castillo de cuento de hadas.

Castillo del Papa Luna. Foto: Datils & Tours.

Actualmente se ha convertido en un centro difusor de cultura, ya que sus entradas son a precios populares, algunas de ellas con visitas teatralizadas y en temporada estival se aprovecha el patio exterior para dar cabida a multitud de actuaciones musicales o de teatro, dotando de vida todo su interior.
Otro de sus mayores encantos es la gastronomía que se ofrece por todo el alrededor del edificio, plagado de locales que cada año están más centrados en la promoción de productos locales y con ello de una economía sostenible. Sobre todo, encontrarás exquisitos arroces, mariscos y una más que respetable cultura vinatera que en la última década ha ido ganando porte con ofertas de la provincia y de la Comunidad Valenciana en general.

Es un artículo de Gemma Teodoro del blod: Escritora Viajera.

Comparte

Diplomado en Turismo por la Universidad de Alicante y Licenciado en Antropología Social y Cultural por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Le apasionan los idiomas, habiendo estudiado en la Escuela Oficial de Idiomas de Elche, Inglés, Francés e Italiano, y en la actualidad cursa sus estudios en Alemán. Además es Guía Oficial de Turismo por la Comunidad Valenciana.

4 Comments

  1. Un artículo muy chulo. Nos encantan los castillos. Por suerte, en España es fácil encontrarlos. Algunos mejor conservados que otros, pero todos con su encanto.
    Admiro mucho estas construcciones porque me parece alucinantes muchos de los lugares donde se edificaron y con las herramientas de la época. Es asombroso.

  2. En España hay mucho que ver. Muchas personas acostumbran a viajar en busca de lugares fantásticos, tanto naturales como ciudades gigantescas. En cambio, si recorren un poco el territorio nacional, podrán darse cuenta de las joyas que esconden nuestras montañas y ciudades costeras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.