Ruta de los Puentes Colgantes sobre el Turia en Chulilla.

A menos de una hora en coche de la ciudad de Valencia encontramos este precioso enclave natural que forma un espectacular cañón sobre el río Turia en el Paraje de Los Calderones.
Los amantes del senderismo y de la escalada disfrutarán de lo lindo con esta histórica ruta en el municipio de Chulilla.

Consejos prácticos.

– Se trata de una ruta muy sencilla, apta para todo el mundo e ideal para hacerla con niños y mascotas. Eso si recomendamos que los más pequeños vayan cogidos de la mano por los desniveles del barranco.

– Las personas con movilidad reducida y los carritos de bebé encontrarán las dificultades propias de los escalones y algunas cuestas pronunciadas.

– La ruta es lineal y se pueden hacer en unas 3 horitas los 12 kilómetros de ida y vuelta que hay desde el aparcamiento hasta el embalse y regreso al mismo punto.

– Además de un calzado cómodo y gorra, no olvides ir provisto de agua, ya que no hay ninguna fuente ni manantial donde beber. Evita las horas de mayor insolación en verano, pues no hay mucha sombra.

– Los fines de semana y festivos, y en temporada alta, debido a la gran afluencia de visitantes se cobra una tasa de 1 €. Nosotros la hicimos un lunes de noviembre y no pagamos por hacerla.

Un poco de historia.

Se trata de una ruta histórica que se remonta a la década de los 50 del pasado siglo. Era una época de gran auge en la construcción de pantanos a lo largo y ancho del territorio nacional por el Gobierno franquista. Por aquellos entonces la construcción del Embalse de Loriguilla supuso un aumento exponencial de población para Chulilla, de trabajadores que se alojaban en este pueblo.

En esas fechas se decidió construir dos puentes: uno colgante y otro fijo, que sirvieron para acortar el tiempo del trayecto que debían recorrer entre el pueblo y el embalse.

Pero la fuerte riada que asoló la provincia de Valencia en el mes de octubre de 1957, hizo que la crecida en el caudal del río Turia a su paso por el cañón se llevara consigo los dos históricos puentes.

Desde entonces y hasta finales del año 2012 en el que comenzara la construcción de los dos actuales puentes colgantes, no se pudo realizar el trayecto. Es decir casi medio siglo tuvimos que esperar para que en la
actualidad se haya convertido en una atractiva ruta turística que sirve de oferta complementaria a los visitantes de Chulilla y el Alto Turia.

Casi medio siglo tuvo que pasar para que se restituyeran los primitivos puentes que sirvieron para la construcción del pantano ahora con un uso recreativo.

Ruta de los Calderones o de los Puentes Colgantes.

La ruta está muy bien señalizada con paneles de madera indicando en cada momento el lugar donde nos encontramos y aspectos antropológicos de la ruta.

Antes de llegar al primero de los puentes colgantes habremos caminado unos 1200 metros y es entonces cuando encontraremos el indicador y justo debajo unas escaleras que descienden de forma pronunciada hasta llegar al puente.

Este primer puente es el más alto con una altura sobre el lecho del Turia de unos 15 metros y una longitud de 21 metros para alcanzar la otra orilla. El puente es muy seguro a pesar del movimiento. Si tienes miedo a las alturas basta con no mirar al vacío.



Las vistas desde aquí son muy bonitas, pues nos encontramos enclavados entre las paredes del cañón con el río que transcurre tranquilo con sus aguas cristalinas bajo nosotros.

El segundo de los puentes se encuentra a unos 400 metros del primero. Su altura sobre el río es de 5,5 metros y su longitud de pasarela de 28 metros.

El anclaje a la roca de los tirantes está a más de 3 metros de profundidad con unos cables de acero de 28 mm de diámetro lo que los hace muy seguros.

La seguridad de los puentes colgantes es tal que se necesitarían más de cien personas saltando sobre ellos al mismo tiempo para que se vinieran abajo.

Tras cruzar el segundo puente caminaremos por una senda en el margen derecho del cañón. Es sencilla de hacer y amena, cruzaremos una zona de cañas y juncos hasta llegar a unos abrigos bajo la roca. Se trata de unas cavidades naturales que desde tiempo inmemorial han servido de cobijo tanto a pastores como al rebaño.

Abrigos en la roca

También hay un pequeño puente de madera para volver a llegar al lado izquierdo del cañón. Sólo si tenemos la intención de practicar la escalada conviene cruzarlo.

La ruta finaliza subiendo una pronunciada cuesta asfaltada hasta llegar al «Embalse de Loriguilla.

Comparte

Diplomado en Turismo por la Universidad de Alicante y Licenciado en Antropología Social y Cultural por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Le apasionan los idiomas, habiendo estudiado en la Escuela Oficial de Idiomas de Elche, Inglés, Francés e Italiano, y en la actualidad cursa sus estudios en Alemán. Además es Guía Oficial de Turismo por la Comunidad Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.