Qué ver en Vinaròs, capital del Baix Maestrat.

Qué ver en Vinaròs

El pasado Puente de la Inmaculada viajamos a la comarca castellonense del Baix Maestrat, cuya capital es Vinaròs.

Esta ciudad es la más septentrional de la Comunitat Valenciana. Su término municipal comienza al sur del río Senia, frontera natural que separa Valencia de Cataluña.

Vinaròs es una atractiva localidad abierta al mar, dinámica y lúdica que cuenta con casi 30.000 habitantes censados. Se ubica a 80 km. de la capital de la provincia, Castellón de La Plana y a unos 110 de Tarragona.

Campanario de la Iglesia.

Es un destino ideal para unas vacaciones en familia y es por ello que está incluida dentro de Tour & Kids, un club de producto familiar de las comarcas valencianas con el cual nos pusimos en contacto para realizar una colaboración junto a Turisme de Vinaròs.

Es cierto que estamos en temporada baja y que la situación actual de pandemia y cierre perimetral que sufren las distintas comunidades autónomas provocan que no estén en marcha todas las experiencias y productos que el destino ofrece.

No obstante Vinaròs es un destino atractivo todo el año pues combina muy bien naturaleza, playas, ocio y gastronomía. En cuanto a lo último el langostino Rey, es su producto estrella.
Pero son dos las fechas en las que Vinaròs recibe más visitantes. La primera de ellas en febrero, 40 días antes del inicio de la Cuaresma. Nos referimos a su Carnaval, en el que desfilan 33 comparsas con más de 3000 participantes en los desfiles del sábado y del domingo.

La otra fecha es el verano por sus playas que gozan del reconocimiento de bandera azul de la Unión Europea y son ideales para el turismo familiar.

En Navidad no te pierdas la Feria del Chocolate.

Qué ver en Vinaròs.

Un punto ideal para comenzar la visita a la ciudad es el paseo marítimo. Como hemos comentado Vinaròs es una ciudad abierta al mar, una de las pocas ciudades valencianas cuyo casco urbano se encuentra frente al mare nostrum.
Se trata de un paseo extenso y moderno, repleto de restaurantes, que transcurre paralelo a la playa y une el puerto deportivo con la desembocadura del río Servol. Aquí se ubica la Oficina de Turismo.

En este punto nos encontramos con nuestra Guía de Turismo, Ester, de la empresa Explora Maestrat. Os recomendamos contratar cualquiera de los tours que ofrecen por la comarca, son muy amenos y se aprende muchísimo con ellos.

Frente al paseo en una plazoleta se ubica la estatua en honor de Don José Domingo y Borrás, natural de Vinaròs y arzobispo de Tarragona. La estatua se construyó en reconocimiento a su labor como mediador en la construcción del puerto en 1866 debido a sus buenas relaciones con la reina Isabel II. Las obras del puerto comercial acabaron en 1875 y fue muy importante en el comercio del vino.
Aquí podemos visitar también la Lonja del Pescado, donde en ocasiones se puede presenciar en directo una subasta.

Escultura a Don José Domingo Borràs

Desde aquí nos dirigimos al centro histórico ubicado frente al mar. Es el centro neurálgico de la ciudad y está peatonalizado en gran parte. Las callecitas son estrechas como en cualquier población mediterránea y marinera, y tiene muchísimas tiendas, como cabecera de comarca que es.

Una visita obligatoria es el Mercat Municipal. Como cualquier población es un escaparate de lo que se cuece en la ciudad, donde todos los vinarossencs convergen para adquirir productos km.0 de la huerta, como las alcachofas de Benicarló, o los mariscos de la bahía, donde se intercambian tertulias sobre la actualidad, o simplemente se da una vuelta.

Mercat Municipal

Su diseño es muy peculiar, construido en 1928 sobre los restos del antiguo Convento de Los Agustinos, aunque restaurado en el 2011.
Resulta muy interesante el poder seleccionar directamente el producto fresco que gustes consumir y por un módico precio de 3€ poderlo comer cocinado en el propio mercado.

El mercado se ubica en la Plaza San Agustín, una de las más concurridas de la ciudad, repleta de bares y restaurantes. Junto al mercado se alza el Auditorio Wenceslao Ayguals d´Izco, construido sobre la antigua iglesia de San Agustín.

El templo de mayor relevancia de la ciudad es la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, declarada Monumento Histórico Nacional.
La primera piedra de este templo gótico-renacentista se puso en 1584, aunque la monumental fachada retablo barroca data de 1700, siendo la última obra en realizarse. Destaca además su esbelto campanario de 33 metros de altura.

En uno de los laterales encontramos una pintoresca puerta que no era original de este templo, sino un añadido de la antigua iglesia de 1560. En ella aparecen representados Sant Joan y Sant Pere.

Pero realmente lo que hace que este templo sea singular es que se trata de una iglesia-fortaleza. La inexistencia de fortaleza o castillo en la población y los constantes ataques y saqueos, sobre todo por parte de los piratas berberiscos, Barbarroja estuvo aquí, hizo que la iglesia cumpliera en numerosas ocasiones la función de fortaleza militar.
Podemos observar las troneras, el artillado y los pasos de ronda de vigilancia sobre la iglesia.

En el pasaje junto a la Plaza Imperial hay un monumento en homenaje a la Semana Santa de Vinaròs, en la que se representa a un cofrade acompañado de una niña. Es obra del escultor Jordi Diez.

Frente a la iglesia se alza el Ayuntamiento, un edificio que data del siglo XVII que ha sufrido numerosas restauraciones. Cumple su función de Casa Consistorial desde el siglo XVIII. Anteriormente estaba a escasos metros en la calle Mayor en lo que hoy conocemos como Casa de la Vila, el edificio civil más antiguo dentro del casco urbano que data del siglo XV. Destacan sus ventanas góticas, su arco en forma de lonja y una hornacina lateral dedicada a Santo Domingo de Guzmán.

Es de resaltar también su patrimonio modernista que cuenta con varias viviendas privadas que rivalizan en belleza y ostentación.

La Casa Sendra situada en la Plaza Jovellar es una de las mejores muestras del modernismo de la Comunitat Valenciana. Data de 1898 y en su día fue uno de los edificios más altos de la ciudad. Tiene tres alturas y una rica decoración floral y balcones de hierro forjado. El nombre se debe a los propietarios la familia Sendra, empresarios de la fundición de hierro en la ciudad para la creación de herraduras, carros, norias o balcones.

Otro ejemplo es la Casa Ginés (calle Mayor, 4). Fue edificada en 1914 y debe su nombre a un vecino muy emprendedor, Ángel Giner. Este señor que comenzó a trabajar en la tienda que todavía ocupa la casa como aprendiz, creó un pequeño centro comercial en el que se podía comprar prácticamente de todo y al que acudían vecinos de toda la comarca. Destaca del edificio su mirador esquinado en forma elíptica.

Casa Ginés.

La Casa del Baró d´Herbés es otra casa a destacar. Perteneció a un ilustre vecino y ha conocido muchos usos: fábrica de chocolate, ateneo mercantil, cine, etc.

Casa del Baró d´Herbés

Pegada a esta se encuentra la Casa Membrillera que pertenece a la Fundación Caixa de Vinaròs y alberga salas de exposiciones. Es una casa renacentista del siglo XVIII distribuida en planta baja, planta noble y una barandilla con cinco ventanas con arcos de medio punto.

En la fachada hay un escudo nobiliario y una fecha de 1652. Como detalle curioso podemos observar unos angelitos sobre las cañerías puestos como símbolo protector hacia las plagas o epidemias. La verdad es que no nos vendría mal en estos tiempos convulsos con del Covid19 agarrarnos a estas supersticiones religiosas.

En la misma acera hay otra vivienda modernista de los años 30. Podemos observar los típicos balcones corridos de más grande a más pequeño en altura, y la decoración cerámica.

Playas de Vinaròs.

Vinaròs cuenta con tres playas principales en el casco urbano, entre el paseo marítimo y el puerto. Nos referimos a la playa del Clot, la playa del Forat y la playa del Fortí. Además también hay calas más pequeñas y salvajes.>
La más grande y concurrida es la playa del Fortí con más de 700 metros. Está adaptada a personas con movilidad reducida, cuenta con bandera azul de la UE y todos los servicios.

Playa del Fortí

El Puig de la Misericordia.

A escasos 6 km. del casco urbano sobre una colina se encuentra El Puig de la Misericordia, un paraje natural muy frecuentado por los locales.

Si bien los orígenes de Vinaròs son inciertos, aquí encontramos huellas de su pasado a través de los vestigios de un poblado íbero. Este asentamiento combina una función residencial o de casa rural con una estructura fortificada. En las excavaciones se distinguen tres fases distintas de ocupación: una correspondiente a la Edad del Hierro y otras dos a la Época Ibérica. El yacimiento fue abandonado en el siglo II a. de C.

Yacimiento del Puig de la Misericordia.

A escasos metros se alza la Ermita de Nuestra Señora de la Misericordia que data de 1722, aunque está construido sobre una anterior de la que ya se tenía constancia en el siglo XV.
El conjunto está compuesto por la ermita, flanqueada por la casa del ermitaño y la hospedería, todo ello frente a una amplia plaza con dos pozos.
La planta del templo es de cruz latina con arquitectura neoclásica de orden compuesto.

Ermita de La Misericordia

El lugar cuenta con un bar con terraza muy agradable donde poder tomar desde un café hasta una fideuà o paella marinera al solecito. Es una gozada pasear por la zona ajardinada que cuenta con un pequeño jardín de hierbas medicinales y oliveras milenarias.

Terracita junto a la Ermita.


Y tú, ¿te vienes a Vinaròs?.

Comparte

Diplomado en Turismo por la Universidad de Alicante y Licenciado en Antropología Social y Cultural por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Le apasionan los idiomas, habiendo estudiado en la Escuela Oficial de Idiomas de Elche, Inglés, Francés e Italiano, y en la actualidad cursa sus estudios en Alemán. Además es Guía Oficial de Turismo por la Comunidad Valenciana.

4 Comments

  1. Hola!
    Parece que no os dejasteis nada por ver. Es genial poder comer en el mercado lo que elijas y comerlo fresco y allí mismo, además nada caro.
    La iglesia fortaleza no tenía ni idea de que no era únicamente un templo, sino que sirvió como defensa. Muy interesante dato.
    Espero no tardar en dejarme caer por Vinaroz y si es con visita guiada, mejor. Se entera uno de muchas más cosas.
    Gracias por compartir vuestra experiencia.
    Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.