Qué ver en Palma de Mallorca en 48 horas.

Palma es considerada como una de las mejores ciudades del mundo para residir; una urbe con más de 400.000 habitantes que goza de más de 300 días de sol al año, ubicada junto al mar y la montaña, con una gastronomía mediterránea, Patrimonio de la Humanidad. Una ciudad ideal para una escapada de fin de semana en cualquier estación del año.
Su centro histórico peatonal está repleto de comercios y locales de restauración tanto de comida local como internacional.

Un rinconcito en Palma.

Cómo llegar a Palma.

La isla de Mallorca está muy bien comunicada con las principales ciudades españolas y otros destinos europeos.
Para llegar al centro de la ciudad tienes la opción de coger la línea de autobús urbano 1, que tiene parada en el aeropuerto, pasa por el centro y acaba en el puerto. La frecuencia del autobús es de cada 15 minutos y el precio de 5 €.

Aquí puedes consultar los horarios del autobús del aeropuerto de Palma de Mallorca.

Top ten en Palma.

A continuación enumeramos 10 imprescindibles que no pueden faltar en tu lista de visitas a la capital de la Islas Baleares para una escapadita de dos días.

Catedral de Mallorca.

Este templo gótico construido a orillas de la bahía de Palma, es el principal icono monumental de la ciudad. Como curiosidad comentar que cuenta con el mayor rosetón gótico de Europa. Su construcción comenzó en 1221, cuando el rey Jaime I de Aragón ordenó el derribo de la antigua mezquita de Mayurca . A principios del siglo XX se encargó a Gaudí parte de su restauración y fue declarada Monumento Histórico artístico en 1931.


Fachada gótica.

Recomendamos una visita a su interior para presenciar sus esbeltas columnas de más de 21 metros y el original juego de luces que proporcionan sus hermosos ventanales.

Cuenta la leyenda que el rey Jaime I al hacer el viaje marítimo hasta Palma para su reconquista se enfrentó a un gran temporal, y se encomendó a Santa María si salvaba su vida, de ahí el patronazgo de la Catedral.

Un buen lugar para fotografiarla en su máximo esplendor es desde el Parc de la Mar.

Catedral desde el Parc del Mar.

Palacio Real de la Almudaina.

Este palacio de estilo gótico fue construido sobre los restos árabes de la antigua alcazaba almorávide en tiempos del rey Jaime II (s.XIV). En la actualidad es la residencia oficial de los Reyes de España durante su estancia en Mallorca.

Su arquitectura mezcla varios estilos de todas las culturas que pasaron por aquí, estilo gótico, arabesco, etc. De su interior destacamos la riqueza ornamental de sus salas decoradas con mobiliario de época, así como la capilla y patios.

En uno de los laterales del palacio se ubican los bellos jardines Hort del Rei, repletos de fuentes, estanques, flores y arbolado. Un lugar ideal para las tardes del verano.


En el siguiente enlace encontraréis información sobre horarios y tarifas. Nosotros entramos gratis, Javier con el carnet de Guía Oficial de Turismo y María Ángeles con la tarjeta de desempleada. https://entradas.patrimonionacional.es/es-ES/informacion-recinto/13/palacio-almudaina

Castillo de Bellver.

Esta atalaya defensiva de planta circular se alza sobre una verde colina a 112 metros sobre el nivel del mar. Como los tres anteriores monumentos está construido en estilo gótico mallorquín, mandado a construir por orden del rey Jaime II entre los años 1300 y 1310.

Lo más curioso del monumento es que su patio central es de forma circular al igual que la Torre del Homenaje, separada del resto del castillo.

Patio circular

El interior de la fortaleza alberga el Museo de Historia de la Ciudad. Las más bellas panorámicas de Palma las encontrarás, sin duda desde el mirador del Castillo de Bellver.


La Lonja de Palma.

Sa Llotja es otra de las joyas arquitectónicas del gótico de la capital. Su construcción la inició Guillem Sagrera en 1426 para acoger la que fuera sede del Colegio de Mercaderes.
Su interior está formado por tres naves separadas por seis columnas helicoidales sin capitel como las que podemos ver en la Lonja de Valencia.

Lonja gótica de Palma

En la actualidad el edificio acoge exposiciones temporales y la entrada es gratuita.

Plaza de la Corte y su entorno.

La Plaça de Cort constituye el centro neurálgico de la ciudad y sin duda una de las más interesantes. Aquí se alzan algunos de los edificios desde los que se toman las decisiones de la ciudad y Gobierno insular como son el Ayuntamiento o el Consell Insular de Mallorca.

La fachada principal del Ayuntamiento ostenta bonitos detalles barrocos. Fue construido entre los años 1649 y 1680 y declarado BIC en el año 1913.

El Consell Insular, por su parte es de estilo neogótico, iniciándose su construcción en 1882. En la fachada principal se observan cuatro torres octogonales y cuatro pilastras intermedias coronadas por esculturas con los escudos de cada una de las cuatro islas mayores de Baleares.

La Iglesia de Santa Eulalia, muy cerca, data del siglo X, aunque su campanario es del siglo XIX.

Antiguo barrio judío.

La que fuera judería de Palma o Call (en mallorquín) llegó a albergar a una población de hasta 5000 judíos en el siglo XIII.
El Call está comprendido por una serie de callejuelas estrechas y sombrías que se extienden entre la Plaza Santa Eulàlia y Porta d´es Camp.
Pocos restos arquitectónicos quedan de esta cultura debido a su persecución. La que fuera sinagoga, sin ir más lejos, fue sustituida por la actual Iglesia de Montesión.

Callejuela del barrio judío.

Una sugerencia de itinerario por la judería sería:

– Aljama musulmana. Manzana que forman las calles Palau Reial, Victoria, Santo Domingo y Costa de la Seu.
– Museu Mallorca. C/ Portella, 5. Vestigios arqueológicos.
– Call Mayor. C/ Call, Bifurcación calles Sol, Montisión y Santa Clara, C/Sant Alonso, Posada Montserrat, Botons, Ramón LLull y Plaça Sant Jeroni.
– Escultura dedicada a los cartógrafos Cresques (Bifurcación Calles Sol, Pelleteria y Plaça Pes de sa Palla)
– Iglesia Monti-sion. Primera Sinagoga Major. C/ Monti-sion 22
– Confluencia calles San Alonso y Posada de Montserrat. Segunda Sinagoga Major o Sinagoga Vella.
– Confluencia calles Pelleteria y Sol. Sinagoga nova
– Call Menor. C/ Argenteria, Bosseria, Monges, Sant Bartomeu, Jaume II, Reixa, Costa del Teatre y Plaça Major.

La que fuera judería de Palma o Call (callejuela en mallorquín) llegó a albergar una población de hasta 5000 judíos en el siglo XIII.

Cartógrafo judío Cresques.

Castillo museo de San Carlos.

El Castillo de San Carlos comenzó su construcción por parte de los Mercaderes en 1610 como fortaleza militar defensiva para defender la zona marítima y el Porto Pi.
Es de destacar la forma trapezoidal de la fortaleza con sus cuatro grandes.
No te pierdas el Museo Militar de Mallorca que alberga en su interior.

Castillo de San Carlos, Palma.

Más información y venta de entradas en el enlace: http://www.castillomuseosancarlos.com

Baños árabes de Palma.

Los baños árabes de Palma datan del siglo XI y a pesar de que sólo se conserva la sala principal, destinada al hammam (baños calientes) son de los mejores conservados en las islas. Está situados en la calle Can Serra, 7 y se accede a través de un hermoso portal con un arco de herradura.

Baños árabes de Palma.

Cuentan con una bonita zona ajardinada, el jardín señorial de Can pit, 

Palacio March.

El Palau March es otro de los edificios y centros culturales más emblemáticos del casco viejo de la ciudad. El edificio, adquirido en 1916 por el creador de la Fundación, Juan March Ordinas, se remonta al siglo XVII y es conocido popularmente como Can Gallard del Canyar, familia propietaria del inmueble hasta principios del siglo pasado. El complejo cuenta con un museo que aloja exposiciones temporales y muestra de forma permanente una colección de escultura contemporánea.

Palau March.

Prueba las típicas ensaimadas.

No te puedes ir de Palma sin probar el tradicional dulce mallorquín, la popular ensaimada de Mallorca, cuyo origen se remonta al siglo XVI. La ensaimada de Mallorca es un producto típicamente artesano que cuenta con un gran reconocimiento social y reconocimiento de Denominación de Origen.

Originariamente la ensaimada era un pan de fiesta que los judíos cocinaban para celebrar el fin de año. En un principio utilizaban el aceite de oliva para su elaboración, producto que fue sustituido por manteca de cerdo “para salvar la piel”, ya que al llevarla a los hornos comunales corrían el riesgo de ser denunciados y acabar juzgados por la Inquisición.

En el siglo XVI se encuentran las primeras referencias escritas sobre la ensaimada de Mallorca. 

Lógicamente Palma también tiene playas bonitas, algunas de ellas accesibles a pie desde el centro histórico, pero eso es otra historia que nos daría para un nuevo artículo.

Comparte

Diplomado en Turismo por la Universidad de Alicante y Licenciado en Antropología Social y Cultural por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Le apasionan los idiomas, habiendo estudiado en la Escuela Oficial de Idiomas de Elche, Inglés, Francés e Italiano, y en la actualidad cursa sus estudios en Alemán. Además es Guía Oficial de Turismo por la Comunidad Valenciana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.