Qué ver en Poznan, ciudad nominada a mejor destino europeo 2019

Cuando uno piensa en Polonia, le viene a la cabeza la monumental ciudad de Cracovia, y seguidamente la cosmopolita Varsovia, capital del país. Pero Poznan, que cuenta con una historia milenaria, se está abriendo al turismo a pasos agigantados hasta el punto de estar nominada junto a otras quince ciudades europeas como European Best Destination 2019, lo que se traduce en una de las ciudades europeas más atractivas para viajar durante el presente año.

Desde estas líneas queremos agradecer a Turismo de Polonia su invitación a través de una colaboración junto a Poznan Travel para conocer durante 3 días los encantos de esta ciudad.

Nuestro objetivo con esta entrada es dar a conocer al viajero español un destino que cuenta con los suficientes atractivos para una estancia de unas tres noches como mínimo. Su variada oferta cultural, su gastronomía, sus históricos edificios y jardines, así como las compras, convierten a Poznan en un destino para todos.

Poznan ha sido nominada junto a otras 14 ciudades europeas como Mejor Destino Europeo 2019.

¿Dónde está Poznan?. Un poco de historia.

Poznan es la capital de la provincia de Gran Polonia (Wielkpolska), actualmente es la quinta ciudad en número de habitantes del país, con más de 560.000 habitantes y casi un millón en su área metropolitana.

Mapa político de Polonia.

Es una ciudad milenaria cuyos orígenes se remontan al siglo X, tras ser elegida por el Duque Mieszko I como una de las capitales de su gran Ducado. Fue durante este siglo, en el año 968, cuando se creara el primer obispado y por consecuente la primera catedral en el país.

Su situación estratégica hizo que la ciudad fuera ganando importancia a nivel comercial en toda la nación.

En el siglo XVIII la ciudad cayó bajo dominación prusiana y no volvió a recuperar de nuevo su dominio hasta después de la I Guerra Mundial para volver a perderlo durante la II Guerra Mundial en favor de la Alemania nazi.

Ya bajo el dominio de la Unión Soviética, Poznan sería la primera ciudad de Polonia donde se produce en 1956 el primer levantamiento contra el régimen comunista, siendo la clase obrera participante fuertemente reprimida por las autoridades de la dictadura con la consecuencia de varias víctimas. Con la caída de la URSS encontró finalmente su libertad.

Monumento a las víctimas de 1956. También hay un museo.

Qué ver en Poznan.

Poznan es una ciudad de tamaño mediano, donde la mayoría de recursos se encuentran en el casco antiguo o muy cerca. Te puedes muy bien mover a pie, en bicicleta de alquiler, o en la última moda urbana, el patinete eléctrico.

Red de patinetes eléctrico en Poznan.

Si viajas a Poznan en avión ( a 7 km. de la ciudad), el modo más económico es tomar el autobús 759 que para delante de la puerta principal de llegadas y salidas (al regreso), por un módico precio de 5 zlotys (1,15 €). Los billetes se venden en el kiosko de prensa de Relay del aeropuerto o de la estación de autobuses para el regreso. La frecuencia es cada 15 minutos aproximadamente.

La mejor manera de disfrutar de la ciudad es adquiriendo en la Oficina de Turismo, la Poznan City Card, válida para 24, 48 o 72 horas. Ésta te da derecho a tomar gratuitamente autobuses y tranvías de forma ilimitada, gratuidad a muchos de los museos y descuentos en otros, además de en restaurantes y actividades complementarias. Nosotros le sacamos mucho provecho.

10 imprescindibles en tu visita a Poznan.

Seguramente se nos escapen algunos planes, que bien por falta de tiempo en nuestra visita, o porque queden fuera de nuestro interés, no incluimos en este top ten.

1. Stary Rynek o Plaza Mayor.

La Antigua Plaza del Mercado es el corazón de la ciudad, una de las plazas más grandes (en realidad son cuatro) y bellas que hemos visitado en Europa. Se encuentra rodeada de coloristas casas en estilo gótico, barroco y renacentistas con bonitos ornamentos en sus fachadas.

Antiguas casas de los mercaderes.
Otras viviendas que rodean las cuatro plazas.

La joya de la plaza es el Ayuntamiento (Ratusz) todo un icono para la ciudad. Este palacio de tres alturas fue construido a mediados del siglo XVI por un arquitecto italiano en estilo renacentista.

Cada día a las 12 del mediodía se congregan ante el ayuntamiento decenas de personas para presenciar un curioso espectáculo en el que aparecen dos cabras golpeándose con sus cuernos 12 veces.

La escena comienza con un trompetista que anuncia el mediodía y a continuación aparecen los dos animales.

Ayuntamiento de Poznan

Cuenta la tradición que en 1552 cuando acabaron las obras del nuevo Ayuntamiento, el alcalde organizó un banquete para celebrarlo, pero al cocinero le cayó grasa del venado que hizo que se prendiese fuego al reloj y se arruinara la comida. Entonces marcharon al monte a por 2 cabras que cuando iban a subir al Palacio y olieron las brasas del banquete huyeron despavoridas hasta lo más alto del edificio y comenzaron a cornearse. Parece que la escena hizo gracia al alcalde quien mandó construirlas dos figuras mecánicas en el reloj.

En uno de los extremos de la plaza encontramos una pequeña estatua de Bamberka, mujer vestida con traje típico folclórico, llevando cubos de agua.

Los Bambers provienen de una región del sur de Alemania de donde los colonos alemanes llegaron a Poznań por invitación oficial del obispo Krzysztof Szembek. Entre 1719 a 1750 varios cientos de familias de agricultores se establecieron en los pueblos de los alrededores. Llegaron para  repoblar la región después de la devastación de la guerra y el cólera contribuyendo a la prosperidad de la ciudad.

Cada año se celebra una fiesta el primer sábado del mes de agosto, con conciertos, presentaciones folklóricas y degustaciones gastronómicas en honor a este pueblo.

Muy cerquita se encuentra el Museo Arqueológico, aquí además de la historia de Poznan, encontrarás una interesante colección del arte del Antiguo Egipto que se trajo enla época de la alemana nazi. No te pierdas el obelisco dedicado a Ramsés y las momias.

2. Iglesia de San Estanislao  y alrededores.

A escasos metros se encuentra una de las iglesias barrocas más bonitas, San Estanislao, construida entre los años 1650 y 1730 por orden de los Jesuitas. Su arquitecto de origen italiano se las ingenió, a pesar del escaso presupuesto con el que contaba, para crear un templo de tal calibre. El rojo de sus paredes es imitación del mármol; sus columnas son mero ornamento, no soportan peso alguno; y la cúpula es totalmente plana pero pintada con un efecto cóncavo. Unos secretillos desvelados que no le restan belleza al templo.

San Estanislao, antiguo novicio polaco, es uno de los patrones de Polonia y un símbolo para el país, ya que según la leyenda fue asesinado y desmembrado, y posteriormente encontrados sus restos unidos, lo que nos lleva a un paralelismo con el país, que ha sabido rehacerse tantas veces.

La Iglesia barroca de San Estanislao cuenta con varios secretos que realzan su belleza.

Muy cerquita de este templo se encuentra el Santuario de la Sangre derramada de Jesús, un templo muy pequeñito con una decoración en azul que esconde una curiosa historia sobre 3 hostias sagradas robadas por unos judíos. Cuenta la historia que ardieron en fuego una vez profanadas por estos judíos.

Sobre la población judía, muy castigada durante la ocupación nazi, podemos encontrar los restos de una antigua sinagoga del siglo XIX, mutilada y convertida en piscina (ver restos en azul en la fachada) hasta el 2003. La comunidad judía la recuperó en esta fecha pero aún no se ha podido restaurar por falta de presupuesto.

Desgraciadamente Poznan no conserva mucho patrimonio de la comunidad judía.

3. Ostrów Tumski y la Catedral de San Pedro y San Pablo.

Ostrow Tumski, es también conocido como la Isla de la Catedral, una isla en medio del río Varta, a unos escasos 15 minutos caminando desde el Ayuntamiento la ciudad. Este el punto de origen de esta milenaria ciudad.
La Catedral y Basílica de San Pedro y San Pablo fue construida en el 968. Se trata de un edificio de ladrillo rojo, cabe citar que no existen las canteras en la zona, construido en estilo gótico aunque con vestigios de otros estilos, como el románico y el estilo barroco de las dos torres de la fachada principal.

Isla de la Catedral.

En el barrio de Srodka, alrededores de la Catedral, puedes encontrar este original mural en 3D que cuenta la historia del castizo barrio.

Mural en 3D.

4. Castillo Imperial y alrededores.

Se trata de un edificio en piedra en estilo neorrománico que fue construido entre 1905 y 1910 bajo el mandato del emperador Guillermo II de Alemania. Tras la Primera Guerra Mundial, el edificio se reconvirtió en la Facultad de Matemáticas de la Universidad de Poznań, cuyos licenciados descubrieron a finales de los años 30, el sistema del cifrado de la máquina alemana Enigma gracias a que los Aliados podían ganar la Segunda Guerra Mundial.

Castillo de Poznan.

Actualmente no se puede visitar la parte histórica por obras de restauración, pero si la parte del Centro Cultural que alberga un cine, sala de exposiciones, salas de conciertos, librería,…

El Castillo Imperial es la última y más reciente residencia imperial de Europa.

En los alrededores del complejo cultural se alzan edificios universitarios de gran belleza como el Collegium Minus en estilo renacentista holandés, otros edificios universitarios, el edificio de la Ópera o el del Teatro.

En la ciudad existe otra fortaleza, el Castillo Real, construido en el siglo XIII en lo alto de una colina. En el pasado fue residencia de los gobernadores de la región de Wielkopolskie. Es un punto panorámico muy interesante de la la ciudad.

Castillo Real.

5. Parque Cytadela.

El Parque Cytadela es un verdadero pulmón verde para la ciudad con más de 100 ha. Hasta el siglo XIX fue una colina y más tarde se transformó en una enorme fortaleza prusiana. Tras la Segunda Guerra Mundial se convirtió en un parque urbano.

Parque Cytadela.

Existen rincones en el centro del parque que acogen numerosos eventos; además de restaurantes, cafeterías y hamacas para el descanso.

En el interior se ubica el el Museo de las Armas (antiguo laboratorio militar) y el Museo de la Armada de Poznan.

También hay un espacio para los amantes del arte, con muchas esculturas, entre las que destaca la escultura “Los no identificados”, la escultura más grande al aire libre de Magdalena Abakanowicz.

6. Parque de Wilson y Jardin Botánico.

Otro jardín que nos enamoró es el Parque de Wilson con sus flores, esculturas y estanque. En el interior se encuentra uno de los jardines botánicos más grandes de Europa, Palmiarnia. En sus nueve pabellones podemos observar más de 17.000 plantas de 1100 especies distintas provenientes de países de clima cálido y tropical.

También hay un acuario con peces exóticos y una atractiva cafetería con unas deliciosas tartas.

Si venís con niños, no olvidéis solicitar el mapa de la divertida gymkana del jardín botánico. Siguiendo las pistas tendréis que pasar por los diferentes puntos de sellado.

7. Lago Malta.

El Lago Malta es una de las zonas de esparcimiento más grandes de la ciudad. No se trata de una simple laguna, hay un recorrido de casi 4 kilómetros que alberga instalaciones tan variadas como una pista de esquí, parque acuático, feria, un zoológico, hoteles, etc.

Una manera divertida de recorrerlo es con el trenecito de vía estrecha llamado “Maltanka”. El tren funciona todos los días desde finales de abril hasta finales de septiembre. Por un módico precio puedes bajarte en el Centro Termal o en el zoo.

A las orillas del lago hay unas graciosas esculturas de arena con figuras de animales.

8. Termas de Malta.

Un buen plan para toda la familia, tanto si hace sol, como si es un día gris, como cuando estuvimos, es visitar Termy Maltyanskie. Se trata de un complejo deportivo y de ocio, a la orilla norte del Lago Malta. en su interior hay un parque acuático interio y exterior , jacuzzis, zona de saunas, dos ríos salvajes de aguas bravas, etc.

El pago se hace por horas y por zonas. Nosotros permanecimos un total de 3 horas con derecho al spa y parque acuático por solo 44 zlotys, unos 10 euros para dos personas.

Se puede comer por un módico precio, el plato caliente del día, pizzas, pasta,… por un módico precio, unos 12€ al cambio dos personas,

9. Stary Browar.

En una antigua y céntrica fábrica de cerveza se ubica este centro comercial y cultural, uno de los más bonitos del norte de Europa. Mis felicitaciones a quien tuvo la idea de conservar este magnífico edificio industrial y ponerlo en valor.

En el centro de los diversos pabellones que componen el complejo hay un bonito jardín con multitud de áreas de descanso.

10. Visitar los típicos «bares de leche».

Una opción para comer económico en Poznan y en todo Polonia, son los tradicionales Bar mleczny o «bares de leche» (también llamados «milk bars»).
Se trata de un tipo de establecimiento muy austero en la decoración donde se sirve comida tradicional de la «abuela» cocinada en su mayoría con productos lácteos. Estos bares datan del período de entreguerras I y II Guerra Mundial y posteriormente en la época comunista eran utilizados por los asalariados. Las mesas suelen ser largas para compartir.

Tienes que probar los deliciosos pierogis, una pasta en forma de empanadilla que encontrarás rellena de carne, requesón, patata o col y champiñones. También carne empanada o deliciosas sopas de remolacha, tomate o verduras. Están deliciosas y son muy baratas para combatir el frío.

Y si eres goloso, no te puedes marchar, sin probar la tarta de queso al estilo polaco. Las hay de muchos tipos, con almendras, con arándanos, frambuesa,… Intentamos probarlas todas con un café calentito. Una café muy chulo es la cadena Weranda, tanto por sus tartas, como por su decoración que suele variar según la estación del año.

Javier y Mª Ángeles, Datils & Tours Travel Bloggers.


Comparte

Diplomado en Turismo por la Universidad de Alicante y Licenciado en Antropología Social y Cultural por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Le apasionan los idiomas, habiendo estudiado en la Escuela Oficial de Idiomas de Elche, Inglés, Francés e Italiano, y en la actualidad cursa sus estudios en Alemán. Además es Guía Oficial de Turismo por la Comunidad Valenciana.

4 Comments

  1. Hola chicos, veo que sin duda los pasasteis como «peces en el agua»! Y el mural del barrio de Srodka sin duda que me ha enamorado ya que muchas veces me gusta hacer turismo de street art por las ciudades que visito… sin duda un post completo a tener en cuenta para futuros viajes, mil gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.