Escapada rural a Cabra de Mora (Teruel)

Cuando pienso en como sería mi vida en un entorno rural, me viene a la cabeza el pueblecito de Cabra de Mora. Una aldea tranquila, en la que parece que nunca pase nada, pero a su vez con un gran interés patrimonial y natural.

En la fría comarca de Gúdar-Javalambre, donde se puede esquiar en las pistas de Valdelinares, se asienta en la baja ladera suroriental de un amplio monte, a 1085 metros de altitud, junto a la confluencia de los ríos Alcalá y Valbona y del Barranco de la Tormeda, este coqueto pueblecito de apenas 70 habitantes.

En la comarca encontramos las pistas de Valdelinares, municipio más alto de España.

Con sólo 70 habitantes, Cabra de Mora cuenta con interesantes templos religiosos.

En su reducido núcleo de población encontramos edificios de un gran interés patrimonial y un trazado singular de sus callejuelas empinadas como consecuencia de la inclinación de su emplazamiento. El centro neurálgico lo forman tres plazoletas, unidas entre sí, entre las que destaca la Plaza Mayor.

Su edificio más relumbrante es la ermita de la Escala Santa, construida en mampostería y cantería. En su interior alberga una escalera de mármol negro cuyo número de escalones representa la Pasión de Cristo.

Ermita de la Santa Escala.

La nave es de una extraordinaria belleza por su techo decorado con escenas de la Pasión y motivos del rococó. Pero la importancia del templo radica en ser una réplica de la Escala Santa de San Juan de Letrán en Roma, la que dicen, fuera la escalera de la casa de Pilatos por la que subió Jesús y que Santa Elena mandó trasladar de Jerusalén a Roma.

Según la tradición aquel que suba los 28 escalones de la Escala de rodillas, tendrá siete años de indulgencia por cada escalón.

Otra de las joyas es la Iglesia de San Miguel Arcángel, en mampostería con sillares en las esquinas. El templo fue consagrado en 1729 y en su interior guarda unas ricas pinturas murales dieciochescas con representaciones de San Miguel y los Santos Mártires.

Iglesia de San Miguel Arcángel

En un nivel inferior a los anteriores edificios religiosos se sitúa el Baptisterio de San Juan (1730), sobre cuyo arco de entrada una placa habla del privilegio de jubileo constante a los constrictos que visiten la ermita.

Otro de los templos, a la entrada del pueblo, a escasos metros de este conjunto monumental, es la ermita del Loreto, un bello ejemplo de construcción típica de la comarca.

Ermita del Loreto.

Además pasear por su calles es una auténtica gozada, casas de piedra, algunas de ellas cubiertas de plantas o hiedra que les dan un toque colorido.

Ya tienes otra excusa para visitar la provincia turolense, ¡Teruel existe!.

Comparte

Diplomado en Turismo por la Universidad de Alicante y Licenciado en Antropología Social y Cultural por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Le apasionan los idiomas, habiendo estudiado en la Escuela Oficial de Idiomas de Elche, Inglés, Francés e Italiano, y en la actualidad cursa sus estudios en Alemán. Además es Guía Oficial de Turismo por la Comunidad Valenciana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.