Caballos de la Ribera, un paseo ecuestre a orillas del río Tormes.

Caballos de la Ribera

¿Te gusta a montar a caballo?. Seguro que pocas veces habrás tenido la oportunidad de hacerlo cruzando la ribera de un río.

El Centro Ecuestre Los Caballos de la Ribera, situado en Huerta, a 17 km de la ciudad de Salamanca, ofrece una experiencia única y sorprendente a través de una ruta de algo más de 90 minutos que transcurre en gran parte por la ribera del río Tormes, cruzando diferentes islas y recorriendo algunos tramos del río.

¿Hace falta tener experiencia previa?.

No es necesario tener experiencia previa, antes de comenzar la actividad los monitores preguntan sobre el nivel y experiencia de los participantes, y en función de ellos se agrupan. La actividad de 90 minutos de duración no comenzará hasta que los participantes se hayan familiarizado con el caballo, en función de su peso y altura, y con unas técnicas básicas sobre el uso de las riendas y estribos, etc.

Si tu nivel lo permite, podrás incluso trotar y galopar.

Nosotros tuvimos un agradable paseo con dos yeguas, Arena y Princesa.

¿Es segura la actividad?.

La actividad es totalmente segura; La ruta va guiada por un monitor especializado y titulado y los caballos están preparados para cualquier nivel de equitación, desde principiante a experto. El uso del casco no es obligatorio, pero si aconsejable; también se prestan unas botas, con lo que no te mojarás al cruzar el río.

¿Hay rutas más largas?.

Por supuesto; existe otra ruta, de dos horas y media de duración, que incluye una parada en la Isla de los Niños Perdidos, donde la empresa invita a una deliciosa merienda a base de embutido ibérico, queso, hornazo y vino de Ribera.

Para información y reservas os dejamos enlace a su página web: Caballos de la Ribera – Paseos y rutas a caballo

Un refrescante baño en la playa de Huerta.

En el mismo municipio salmantino, Huerta, a escasos 2 kilómetros del centro ecuestre, encontrarás todo un paraíso, el Paraje que alberga la Playa Fluvial de Huerta.

Se trata de un rincón muy frecuentado por los lugareños, pero al mismo tiempo lejos de la masificación de las playas del Mediterráneo. Nosotros fuimos un 18 de agosto al mediodía y no tuvimos problema de aparcamiento ninguno.

Allí se pueden alquilar patinetes o piraguas, e incluso comer a muy buen precio en el Chiringuito de Nora de la Playa de Huerta. El único impedimento, por decir algo, es que el agua estaba muy fría, algo normal pues se trata de un río, y los del Levante no estamos tan acostumbrados.

Comparte

Diplomado en Turismo por la Universidad de Alicante y Licenciado en Antropología Social y Cultural por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Le apasionan los idiomas, habiendo estudiado en la Escuela Oficial de Idiomas de Elche, Inglés, Francés e Italiano, y en la actualidad cursa sus estudios en Alemán. Además es Guía Oficial de Turismo por la Comunidad Valenciana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.