Almansa, atalaya entre levante y La Mancha.

Almansa es una de las ciudades más prósperas de la provincia de Albacete, capital de la comarca del Corredor de La Mancha, cuenta con unos 25.000 habitantes, lo que la convierte en una ciudad de servicios, que cuenta además con una interesante oferta cultural.
El topónimo deriva del término árabe «al-manṣaf» «la mitad del camino» nombre que hace posiblemente referencia al tramo de la Vía Augusta que partiendo de la zona de Ad Turres (probablemente Fuente la Higuera) se dirigía a Saltigi (Chinchilla de Monte-Aragón) camino de Gades (Cádiz).
Tuvimos la oportunidad de visitar esta bella localidad, gracias a la invitación de «Encuentros con la Fotografía de Almansa» de Foto Club Almansa que organizó una quedada fotográfica para aficionados a la fotografía e instagrammers para dar a conocer los encantos del municipio.
12112036_10205463378840863_5621282284881789724_n.jpg
El primer punto de nuestra visita fue la Iglesia de La Asunción, construida entre los siglos XVI y XIX. En la puerta de la Iglesia aparece inscrita la fecha de 1639.
De su hermosa fachada destacamos, la representación de La Asunción y la impresionante torre de ladrillo macizo. Al lado de la nave principal está la Capilla de la Comunión, de estilobarroco.
De su interior, destacamos su espectacular bóveda de cañón, y las capillas laterales de bóvedas de crucería, estilo gótico. La cabecera de la nave está inspirada en el Palacio de Versalles.
Justo delante del principal templo religioso de la ciudad, se alza una preciosa fuente, muy querida por los almanseños, conocida como la «Fuente de los Patos», aunque bien parecen cisnes. Esta fuente ya aparece reflejada en postales del s.XIX con lo que debe de tener más de cien años de antigüedad.

12036738_10205463381200922_8255393445991625828_n
Fachada de La Asunción

12036947_10205463384681009_77322143206811525_n
Popular «Fuente de los Patos».

El siguiente punto a visitar fue el Palacio de los Condes de Cirat o «Casa Grande», construido en el s.XVI por Alfonso de Pina, miembro influyente de la nobleza almanseña. En este edificio se ubica desde 1996 el Ayuntamiento tras su adquisición en el año 1992.
De la portada de la fachada es de destacar la heráldica, apareciendo en el centro el escudo del linaje de los Pina sujetado por dos niños, y a ambos lados dos figuras humanas toscamente talladas en estilo manierista.
12049292_10205463379200872_6013142268302219906_n
«Casa Grande» actual Ayuntamiento de Almansa y al fondo el castillo.

12187930_10205463381800937_6231594282708912642_n.jpg
Existe además un bonito jardín que cuenta con el Museo Abierto de Escultura Contemporánea, con obras del escultor almanseño de renombre internacional José Luis Sánchez.
12189181_10205463380520905_7954108418711380638_n
Patio del Ayuntamiento.

A continuación hicimos una parada para acudir a un sabroso almuerzo ofrecido por la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Almansa. Para la ocasión se cocinó ante nosotros la tradicional «gachamiga» a base de ajos y panceta. También degustamos embutidos de la tierra, como la morcilla, y probamos el vino de la región con denominación de origen de Almansa. En cuanto al postre, probamos unos ricos buñuelos caseros, y los típicos pasteles de yema y huevo, toda una delicia para el paldar de los amantes de la repostería.
12047062_10205463385041018_4095188882108048565_n12039310_10205463385401027_4562805815649329605_n
12036423_10205463386801062_8002464656456337160_n
Plato de embutido.

11027121_10205463387081069_3260980435931281636_n11026214_10205463385761036_7864644824228358461_n
Una vez recargadas las pilas, nos dirimos al monumento más característico de la ciudad, el Castillo de Almansa declarado Monumento Artístico Nacional en 1921.
Las primeras piedras del castillo las pusieron los almohades, en torno al siglo XIII. Todavía se conservan algunos restos de esta época constituyendo los más primitivos del conjunto y construidos con la técnica tapial.
La fortaleza se alza sobre el Cerro del Águila, adaptando su silueta a las abruptas formas de la roca. Estamos ante una fortaleza fronteriza entre los reinos castellanos de Castilla y Aragón y el reino musulmán de Murcia. En su época árabe perteneció al reino de Murcia.
La conquista cristiana se inició en el s.XIII. En tiempos del infante don Juan Manuel, S.XIV, el castillo pasó a su poder y fue reconstruido sobre las antiguas fortificaciones. Podemos diferenciar la mampostería cristiana del tapial musulmán.
En el s.XV, con la familia Pacheco, segundos Marqueses de Villena se realizaron nuevas reformas que podemos observar en la actualidad. De esta época es la Torre del Homenaje, las barbacanas de acceso y troneras para las armas de fuego.
Subimos al Castillo por una escalinata frente a la Plaza de Santa María (delante del Ayuntamiento).
12038526_10205463387361076_7747463044248489334_n
Escalinata que da acceso al Castillo.

Podemos dividir el recinto que ocupa el castillo en dos tramos, uno inferior y otro superior, ambos defendidos por torres semicirculares y lienzos almenados.

A los pies del Castillo hallamos un edificio de nueva construcción que alberga el Museo de la Batalla de Almansa. El museo se divide en tres salas interactivas donde de forma minuciosa se explica este importante episodio, clave en la historia de España.
A través de un interesante audiovisual y material como armas, documentos, mapas, etc. narra como se enfrentaron los ejércitos de La Gran Alianza (Inglaterra, Holanda y Portugal) en su intento de llevar al trono de la Monarquía Hispánica al Archiduque Carlos de Austria, y el de Las Dos Coronas (Francia y España) que luchaban por mantener la corona de Felipe V, nieto de Luis XIV de Francia y elegido por el difunto Carlos II como sucesor.

12039585_10205464805956540_370627553850782962_n12039181_10205464803716484_1500586478728238299_n12187782_10205464803276473_8713144615542531320_n12065841_10205464801956440_9178436030697925288_n11231090_10205464802356450_1644316377770964106_n

En 1707 el ejército francoespañol derrotó en Almansa a las tropas austracistas, lo que significó el avance de la opción borbónica que implantó un régimen absolutista en Aragón, Valencia y, finalmente, en Cataluña, con la caída de Barcelona en 1714. La derrota supuso la abolición del derecho foral valenciano, basándose en el “justo derecho de conquista”, según el decreto de Nueva Planta. Desde entonces existe un dicho popular valenciano que indica: “Quan el mal ve d”Almansa, a tots alcança” (cuando el mal viene de Almansa, a todos alcanza).
11218155_10205464801476428_702870448236162804_n12049263_10205464801236422_2000603910287624966_n

12063709_10205464801076418_3079481562747649790_n
Terminamos la visita a esta agradable ciudad manchega con un paseo por su casco antiguo donde descubrimos bellos rincones como la Plaza de San Agustín, edificios modernistas, un moderno teatro que no tiene nada que envidiarle a los de otras poblaciones mayores, y unas animadas plazas repletas de terrazas donde tomar desde unas sencillas tapas hasta las especialidades de la zona como el pisto manchengo, el atascaburras o el ajo arriero.
12039720_10205463382600957_5835181762795841870_n12096461_10205463384401002_1804537317959647202_n

 
12038097_10205463382120945_6790256030480643646_n
Javier Medina Candela, Guía Oficial de Turismo y Travel Blogger @datilsandtours

Si te ha gustado este artículo, puedes dejar tu opinión o aportar información déjanos un comentario. Gracias!!